Editorial

Bonos, un paliativo importante

martes, 21 de abril de 2020 · 00:15

 La presidenta Jeanine Añez hizo lo que se esperaba: amplió por dos semanas la cuarentena destinada a evitar la circulación de personas y, con ello, la propagación del COVID-19. La lógica de la decisión es que el país no ha llegado todavía a su pico de contagios y, que habiendo avanzado en la lucha contra la enfermedad, no valía la pena perder todo lo logrado.  No iba a ser correcto que por suspender la medida nuevamente el país quedara inerme ante los contagios.

El país, con todo, ha logrado buenos resultados en el campo sanitario, precisamente gracias a la estrictez de la cuarentena. Bolivia es uno de los países de la región con menos presencia de portadores y de fallecidos.

Pero los efectos económicos serán durísimos debido a las restricciones en la libertad de movimiento. Muchas empresas estarán en riesgo de cerrar, como hoteles y restaurantes, con la consecuente pérdida de empleos, mientras que muchos trabajadores por cuenta propia verán muy resentidas sus finanzas, con más de un mes de no obtener recursos. Millones de trabajadores informales viven al día, y si no pueden salir a desarrollar su actividad, no consiguen ingresos.

Por eso han sido adecuadas las medidas paliativas anunciadas por la Presidenta. En primer lugar, amplió el denominado “bono Familia” a todos quienes tengan hijos también en colegios privados, no solo fiscales como era originalmente. Por cada hijo en el colegio, desde kínder hasta sexto de secundaria, las familias recibirán 500 bolivianos.

El otro bono, recientemente creado, es el denominado “universal”, que está destinado a todas las personas entre 18 y 60 años que no tengan un salario público o privado ni que tengan alguna renta. Son cuatro millones de personas las que obtendrán 500 bolivianos por una sola vez.

Los otros bonos se mantienen intactos: el “canasta familiar” consiste en 400 bolivianos y lo recibirán 1,2 millones de familias. Finalmente, el gobierno solventará el 100% de las cuentas de electricidad de las familias que paguen menos de 120 bolivianos, y porcentajes menores a consumos más elevados. Finalmente, se solventará el 50% de los gastos de agua y gas natural de todos. El total de las trasferencias de dinero llega a 4.220 millones de bolivianos, una suma muy elevada considerando el tamaño de la economía. Todo esto ayudará a las personas a tener más recursos disponibles, pero a su vez, al lograr más capacidad de compra, ayudarán a las empresas a producir más.

Estos bonos, sin embargo, deben estar asociados a tareas  cruciales: aumentar la capacidad productiva nacional para evitar que los bolivianos usen sus recursos en adquirir bienes importados.

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

27

Otras Noticias