Editorial

Cuarenta días de cuarentena

domingo, 26 de abril de 2020 · 00:14

El país ya cumplió los 40 días de cuarentena y, salvo excepciones, la mayoría de los bolivianos han mostrado una conducta ejemplar, sacrificada y consciente ante la emergencia sanitaria. Fueron pocos los grupos, sectores y lugares que desacataron el confinamiento, como los habitantes de Shinahota, que salieron de sus casas para expulsar a la Policía, algún barrio de El Alto, marchistas de Riberalta y vendedores de ciertas ferias comerciales. 

A estas alturas, está claro que la medida ha sido acertada, pese a las catastróficas consecuencias que tendrá en la economía de cada uno de los bolivianos. Con la reserva correspondiente porque Bolivia está haciendo pocas pruebas de coronavirus, se puede decir que en el país la situación no se ha descontrolado como en otros puntos del planeta. 

Si bien ha habido un crecimiento sostenido de casos y es probable que en las próximas dos semanas la situación empeore, hasta ahora no hemos visto que el sistema de salud se haya desbordado, que los centros de confinamiento estén hacinados o que los muertos estén esparcidos por las calles, como ocurrió en Guayaquil.

Puede ser temprano para saber si la pandemia, en lo que respecta a Bolivia, ha sido controlada, pero, si se trata de una evaluación de los saldos sanitarios de la cuarentena, éstos han sido positivos hasta ahora.

Eso, sin embargo, no quita que mantengamos el foco puesto en los daños colaterales que nos ha traído la emergencia. Uno de ellos, y tal vez el de mayores consecuencias, es el económico. Este año, Bolivia decrecerá después de más de 30 años de haber crecido de manera sostenida. Eso implicará el cierre de empresas, trabajadores despedidos, retorno a niveles de pobreza que creíamos superados y, sobre todo, implicará que muchas familias sufran de hambre, no solamente durante la cuarentena, sino en los siguientes meses.

El otro daño tiene que ver con la salud de los bolivianos. La crisis sanitaria ha venido a confirmar que nuestro sistema sanitario no calificaba ni siquiera para precario. Los primeros pacientes, que han sufrido por la discriminación y los que han muerto aquejados por el virus, han sido las víctimas de este sistema. Y, lo son también los propios médicos, enfermeras o bioquímicos que, estando en primera línea completamente desarmados, se han contagiado de la enfermedad.

En ese marco, el gobierno ha encarado una estrategia de contención del virus que tiene diferentes aristas. Una de ellas es la cuarentena, que acabamos de evaluar. Otra tiene que ver con las medidas económicas, como la dotación de dinero en efectivo a las familias bolivianas para que soporten la crisis y créditos a las empresas para que puedan mantener su planilla de trabajadores. 

También, se ha embarcado en la compra de equipamiento médico (ventiladores), insumos y material de bioseguridad para los hospitales, pero hasta ahora no ha transparentado la información al respecto, por lo que queda ahí un pendiente.

También en lo que toca al gobierno cabe mencionar que está aplicando una estrategia en materia de seguridad como si el país estuviera en guerra y eso le ha llevado a cometer excesos, como el encarcelamiento de guerreros digitales o la detención de otros ciudadanos, entre ellos la alcaldesa de Vinto, sin respetar el debido proceso.

Estos son los pros y los contras de estos 40 días y en base a ellos el gobierno tendrá que tomar una decisión crucial los próximos días respecto a la continuidad de la cuarentena o a la reapertura de las ciudades.

Se han escuchado opiniones de todo tipo y parece imponerse el criterio de que se produzca un levantamiento gradual de las medidas. Esto implicaría mantener el confinamiento en algunos puntos del país y levantarlo en otros.

Lo que también está claro es que la economía de los bolivianos no aguanta más y que la ampliación de la cuarentena allá donde no sea estrictamente necesaria, puede llevar al hartazgo de la gente, al desacato y la consecuente violación de derechos por parte de las fuerzas de seguridad.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

33
5

Otras Noticias