Editorial

El día después del virus

lunes, 27 de abril de 2020 · 00:14

Si nos guiamos por la experiencia de otros países en su lucha contra el coronavirus, en la evolución de los contagios y muertes, Bolivia parece estar todavía al inicio de la pelea. 

Hay razones para creer que se han tomado medidas sensatas a tiempo y que una gran parte de la población viene demostrando un espíritu cívico admirable, considerando las condiciones domésticas de muchos y el sacrificio económico que el confinamiento representa para las familias, sobre todo para las más pobres. Esperemos que ese sacrificio sea compensado con el menor costo económico y en vidas posible.

Sin embargo, antes mismo de haber salido de la crisis, ya debemos pensar en lo que debemos hacer como país para preparar el retorno a la normalidad social y económica. Nuestro país necesita mantener el crecimiento económico y mal puede permitirse una recesión sin que haya un sufrimiento colectivo; el país se lo debe a los más pobres. Ellos están haciendo su parte. Los gobernantes y las élites no deben perder eso de vista. Ahí se juega el verdadero patriotismo.

Pensando en ese retorno a la normalidad y  al crecimiento que deberemos recuperar, el candidato Carlos Mesa ha propuesto un “pacto político” que permita preparar esa retomada antes incluso de saber quién se hará responsable de conducirla. 

Como contexto, debemos decir que toda acción política y de campaña –excepto las que normalmente hacen todas las autoridades en gestión- ha perdido relevancia ante la emergencia sanitaria que se vive. Una elección sin fecha ni calendario parece urgente solo para quienes pugnan por su acceso al poder o su tajada de este.

Dicho esto, la iniciativa de Mesa parece encomiable y debería estar acompañada de un compromiso de todos los firmantes de ese pacto, de que, independiente de quién sea elegido, los demás firmantes brindarán su apoyo a las medidas que el nuevo presidente o presidenta tome, y que renuncian desde ahora a las medidas de presión que han caracterizado las tácticas de casi todas las oposiciones a lo largo de nuestra historia y que tanto daño le hacen al país, daño que no nos podemos permitir.

Si este es el espíritu del pacto propuesto, esperemos que se lo logre firmar. Los fracasados intentos de los candidatos opositores de conformar un frente único hacen temer que los egos y los celos obstaculizarán el intento un vez más, pero esperemos que ante una tragedia nacional ellos sean capaces de ponerlos de lado por el bien del país y que esta vez todos juntos, hagamos país por el bien de la mayoría de los bolivianos que ahora viven en la incertidumbre.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

102
2

Otras Noticias