Editorial

Restricción de pruebas de coronavirus

martes, 28 de abril de 2020 · 00:15

 El gobierno ha establecido una nueva política respecto a hacer pruebas a la ciudadanía para establecer la presencia de coronavirus. Ese cambio implica que se restrinjan los tests solamente a personas con sintomatología, no a los que sospechan que tienen el virus (por ejemplo, por creer que alguna persona puede haberlos contagiado).

Esta decisión es, por lo menos, polémica. Contradice una decisión anterior del Ejecutivo, que prometió realizar pruebas masivamente. Incluso el embajador para ciencia y tecnología, Mohammed Mostajo, dijo que llegarían a Bolivia medio millón de pruebas, y que por lo menos la mitad arribarían en breve plazo. Jamás se supo qué pasó con ellas.

La idea de hacer pruebas masivamente ha sido la clave del éxito en países como Corea del Sur, Taiwán, Singapur y otros. Al realizar los tests a la mayor cantidad de gente, se detecta quien porta el virus y se lo aísla. Se han visto escenas sobre cómo en Corea del Sur se toman las pruebas prácticamente a todos los ciudadanos. Obviamente Bolivia no puede llegar tan lejos. No tiene ni los recursos ni la disciplina social para hacerlo. Pero, al menos podría incluir en sus testeos a los contactos de los pacientes que dieron positivo porque existe una alta probabilidad de que estén contagiados aunque sean asintomáticos. Restringir los tests es una estrategia que contraviene todas las tendencias internacionales.

Pese a ello, el ministro Navajas dijo que se mantendrá la política de solo examinar a quienes tienen los síntomas. Hasta el fin de semana pasado, informó el ministro, solamente se habían realizado 3.900 pruebas en el país, a seis semanas de la presencia del primer infectado. Como comparación, en Perú y Chile se han realizado casi 100.000 pruebas. Hay más: el 2 de abril, el gobierno boliviano recibió una donación de laboratorios de Naciones Unidas para realizar 600 pruebas diarias. Hasta esta semana podrían haberse hecho, entonces, 11.400 de ellas. Estamos en un tercio.

Por eso parece ratificarse la conclusión de que en Bolivia existen relativamente pocos casos, porque las pruebas son escasas. A tal punto ocurre esto que la denuncia de familiares sobre que dos fallecidos por el Covid-19 nunca fueron incluidos en las estadísticas oficiales, no obtuvo ni la mínima respuesta de las autoridades.

El subregistro se volvió aún más obvio en el caso del Beni. Hasta el lunes pasado se suponía que no había ningún caso allí. Pero el martes murió una persona por la enfermedad. ¿Entonces en qué quedamos? ¿Cómo pudo morir una persona que no estaba siquiera considerada como enferma? Luego los casos se dispararon en esa región al punto de convertir al Beni en un nuevo foco del coronavirus en el país.

El caso de Beni es igual al de los otros departamentos que no están en el eje troncal del país, cuyas pruebas deben viajar por tierra y cuando hay suerte por aire para llegar hasta un laboratorio que está en La Paz, Cochabamba o Santa Cruz.

Actualmente, sólo esos tres departamentos tienen laboratorios de Reacción en Cadena de la Polimerasa en Tiempo Real (PCR-RT) y existen otros tres en fase de implementación en Tarija, Santa Cruz y Chuquisaca. Los demás aspiran a tener laboratorios GeneXpert, que acortan el tiempo de los resultados, pero con menos pruebas en cada ciclo.

Pero, por ahora todo eso está dentro de los planes no ejecutados porque no hay reactivos para que funcionen los laboratorios GeneXpert y falta preparar la infraestructura para los PCR-RT. Esto quiere decir que el país seguirá combatiendo la pandemia casi a ciegas, al menos hasta que se consigan reactivos en el mercado internacional. 

Por supuesto que el mundo entero está demandando pruebas, que estas son costosas y difíciles de llegar, que hay que priorizar entre los que presentan ya los síntomas y un largo etcétera, pero si se pretende ir avanzando a escenarios de flexibilización de la cuarentena estricta que vivimos, se debe poner celeridad a una mayor aplicación de pruebas. 
 

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

39
2

Otras Noticias