Editorial

Desinterés del gobierno ante los diarios

miércoles, 29 de abril de 2020 · 00:15

La manera cómo se está relacionando la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), que agrupa a periódicos, revistas y otros medios, con el gobierno, más parece propia de lo que se vivía en los tensos años del gobierno del presidente Evo Morales. Ese régimen se caracterizó por sus presiones a los medios, entre otros abusos y limitaciones a las libertades.

Pero resulta que ahora la relación aparentemente no ha mejorado, pese a que el nuevo gobierno se define como defensor de la libertad de expresión. Por ejemplo, la perniciosa medida de restar publicidad estatal a algunos periódicos parece haberse extendido, en vez de reducido en la actual gestión.

Los diarios, a diferencia de otros medios, como las radios y los canales de TV, han visto reducidos sus ingresos en 90% o más, según estimaciones de la ANP, debido a que no han podido circular como resultado de la cuarentena que vive el país. Eso ha hecho que los periódicos pierdan ingresos tanto por venta de publicidad como de ejemplares. Algunos de ellos, que ya venían muy afectados por la asfixia económica del gobierno anterior y las protestas de octubre y noviembre, que también redujeron o anularon la circulación de periódicos, ahora enfrentan una situación crítica.

Ante ello, el presidente de la ANP y también director de Correo del Sur, Marco Dipp, envió el 6 de abril una extensa misiva a la presidenta Jeanine Añez, intentando lograr algún tipo de ayuda que permita sobrevivir a esas empresas. El silencio ante la carta fue atronador. Dipp se vio forzado, el 24 de abril, 18 días después, a insistir en su pedido y denunciar que no había recibido una respuesta. De esa solicitud se hicieron eco organizaciones internacionales de defensa de la libertad de expresión.

Ello motivó a que finalmente el gobierno respondiera por escrito a la ANP, mediante el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, pero lo hizo con una carta fría, breve y distante que no hace augurar ningún buen resultado de la reunión que podrían mantener ambos sectores.

La carta insinúa que la ayuda ofrecida al resto de las empresas, en forma de créditos para pagar salarios, es a la que los diarios deberían acogerse. Sin embargo, en otros países, los periódicos, considerando su importancia en el ámbito de la democracia, han tenido ayudas específicas.

Una posibilidad sería considerar al diario como un impreso equivalente al libro. En Bolivia, la venta de libros no paga el IVA, como una manera, aunque limitada, de apoyar a los autores y editores de textos. Esta podría ser una solución para los diarios ya que su similitud con los libros es evidente: ambos son vehiculizadores de ideas, propuestas, debate, etc.

Ojalá que la frialdad de las autoridades con respecto a los periódicos se reduzca.
 

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

39
4

Otras Noticias