Editorial

Debate sobre diferimiento de pagos de créditos

lunes, 11 de mayo de 2020 · 00:14

Luego de la promulgación de la ley 1294 (de diferimiento automático del pago de las amortizaciones de crédito a capital e intereses a las entidades financieras), los prestatarios habían quedado relativamente tranquilos porque, supuestamente el pago de sus créditos podrían postergarse hasta seis meses posteriores al levantamiento de la emergencia sanitaria, lo que les daba un respiro hasta octubre o noviembre para poder recuperarse económicamente.

Por eso, causó sorpresa que la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), emitiera un comunicado indicando que “a partir del mes de junio, los pagos se deben efectuar conforme al cronograma original de la operación crediticia o bajo las condiciones que hayan podido ser convenidas en los casos correspondientes”. Este comunicado se basa en el decreto reglamentario que dispone que el diferimiento es sólo hasta mayo. 

Más allá de las aparentes contradicciones entre la ley, el decreto y el comunicado de la ASFI, lo cierto es que muchos prestatarios no podrán honrar sus obligaciones a partir de junio, más aún sabiendo que la cuarentena (total o dinámica, según sea el caso) se ha ampliado hasta el 31 de mayo. Para poner un ejemplo, ¿cómo podría un pequeño emprendedor, que volverá a trabajar el 1 de junio, pagar su crédito bancario el mismo 1 de junio o cualquier otro día de ese mes?

Y, no hablemos solo de los pequeños emprendedores, sino también de aquellas grandes y medianas empresas, cuyas actividades fueron prácticamente paralizadas y que, pese a ello, pagaron salarios y otros gastos durante los meses de abril y mayo. Sumarle el pago de sus créditos bancarios podría llevarlos a la quiebra.

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Luis Fernando Barbery, en una entrevista con este medio fue claro al señalar que, una vez terminada la cuarentena, el sector necesitará seis meses para comenzar a pagar impuestos y deudas bancarias.

Como es lógico, las presiones para ampliar los plazos han llegado desde diferentes flancos. Legisladores, prestatarios, emprendedores y empresarios han pedido un mayor diferimiento de los créditos. Las autoridades aún no han respondido a la polémica. 

Nadie está pidiendo que los bancos dejen de ganar dinero, por el contrario, el sistema financiero debe mantenerse fuerte y solvente por la salud general de la economía; pero, diferir el pago del capital, no de los intereses, durante un plazo razonable de tiempo, no afecta las utilidades de los bancos, y sí da un oxígeno necesario a sus acreedores. 

El gobierno asegura que los seis meses se establecieron en la ley son para negociar con el banco cómo se van a pagar las cuotas diferidas hasta mayo. Podían las autoridades encontrar una explicación más sólida y concreta, que dé certidumbres a la gente. 

Entre tanto, la Asociación de Bancos Privados (Asoban), tras la ola de presiones, ha señalado que en los seis meses los deudores podrán negociar con los bancos sus casos particulares, lo que llevará a un eventual período de gracia.

Es una buena posición de Asobán, no solo conciliadora, sino práctica y de sentido común, porque intentar cobrar a deudores que no tienen capacidad de pago temporal, por razones de fuerza mayor, sólo conduciría a un incremente inmanejable de la mora bancaria. 

El país precisa de soluciones prácticas, solidarias y efectivas a la vez. No es posible todo a la vez, de manera que todos los sectores tendrán que ceder algo. Sin embargo, para evitar un mayor daño a la economía, es importante sembrar certidumbres y este caso particular está causando más dudas que certezas.

Para los ciudadanos y los empresarios con obligaciones bancarias es importante que se establezcan espacios de diálogo, que se encamine todo a apoyar al sector productivo y empresarial sin que esto necesariamente afecte la salud del sistema financiero. Ojalá hacia allá apuntemos por el bien de la economía de cada familia, de cada emprendedor y del país.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

76
3

Otras Noticias