Editorial

Luces y más muerte al final del túnel

sábado, 2 de mayo de 2020 · 00:14

Son muy pocas las ocasiones cuando sentimos y constatamos que todo gira en torno a un solo tema, en un solo mundo interconectado; cuando la humanidad está padeciendo en unísono el mismo problema: la pandemia.

Pero esta es una ilusión noticiosa; cada país está en su propia pelea, cuidando de sus propios ancianos y sufriendo por el futuro de su economía; cada uno en su propio carril.  Nos importa mucho cómo les va a los demás, pero no está claro si es por genuina conmiseración, por morbo noticioso, por consolarnos con males peores, o quién sabe, para alegrarnos con buenas noticias ajenas. El hecho es que hay para todos los gustos en la evolución de esta pandemia. Escenas de horror casi dantesco y buenas noticias. Las diferentes maneras de luchar contra el virus, los diferentes momentos en el ciclo y las características nacionales explican en buena parte las diferencias.

Como van las cosas, tenemos las que parecen ser historias de relativo éxito, como Corea, Taiwan y Suecia. Los dos primeros prácticamente han controlado la epidemia y a Suecia le parece estar yendo bien con un modelo relajado. El caso de China parecía de inicio una buena historia, pero han comenzado a surgir dudas sobre la veracidad de los datos divulgados. En el otro lado del espectro, tenemos a Estados Unidos donde la epidemia está creciendo a pasos gigantescos y ya es el país con más gente contagiada. Siendo un país rico, habiendo tenido tiempo para prepararse y pudiendo haber seguido el ejemplo de otras experiencias, esto es imperdonable. Los escenarios optimistas pronostican más de 100.000 muertos en ese país, pero, antes de que lleguemos a esa cifra tendremos personas muriendo por falta de equipo médico. Cabe a los ciudadanos norteamericanos asignar responsabilidad a Trump por la tragedia.

A nuestro lado, Brasil tampoco ha tenido suerte con su Presidente con el manejo de la crisis.  Bolsonaro, en lugar de dirigir los esfuerzos de contención, se ha enfrentado a los gobernadores y a su propio ministro de salud y a la fecha sigue dando señales contradictorias sobre lo que debe hacer la población. Podríamos seguir con el inventario de historias. Seguimos aprendiendo. Hay quienes dicen que las democracias responden mejor a las pandemias que los regímenes totalitarios. Ojalá fuera así, pero solo cuando haya terminado esta pandemia se podrá analizar con serenidad lo que funcionó y lo que no, y atribuir responsabilidades por lo que se pudo hacer mejor. 

Hasta entonces, es interesante informarse de lo que hacen otros países, pero lo más importante es cuidarse, cuidar a los nuestros y cuidar a los demás.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

45
1

Otras Noticias