Editorial

Corrupción y entidades de financiamiento

miércoles, 27 de mayo de 2020 · 00:15

La justificada indignación que ha suscitado el caso de la cuestionada compra de respiradores de parte del Gobierno ha puesto en sospecha a personas e instituciones a diestra y siniestra. Veamos un ejemplo. Se ha acusado al organismo financiador, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), prácticamente de complicidad con un presunto hecho de corrupción. Nada menos que el procurador del Estado, José María Cabrera, sostuvo que sus funcionarios se querían esconder en la inmunidad diplomática.

Quizás el ciudadano  común no tenga por qué saber cómo funcionan estos organismos internacionales en Bolivia y el mundo, pero un procurador del Estado debería obligatoriamente tener conocimiento jurídico de cuál es el rol de entidades como el BID, el Banco Mundial, la Corporación Andina de Fomento y otras que financian proyectos públicos en centenares de países.

Habría que partir señalando que estas entidades financian, no ejecutan; las ejecuciones son responsabilidad de los Estados. Para aprobar un financiamiento evidentemente dan una No Objeción, que en términos sencillos es una anuencia para que el financiamiento a otorgarse sea invertido en lo que el Estado solicita; esto implica únicamente que el objeto de financiamiento es pertinente, que hay disponibilidad en el mercado y otros aspectos generales. Los detalles del contrato, una vez más, corresponden al ejecutor, en este caso al Gobierno. El que se dé la No Objeción a un crédito no implica que, si hay problemas con la ejecución o la compra, se continúe con el financiamiento; este puede ser paralizado e incluso suspendido definitivamente.

En países con débil institucionalidad y poca experticia para estos procesos el Estado decide destinar parte de los recursos solicitados a la contratación de consultores/expertos que contribuyan a la elaboración de los procesos de contratación (no son funcionarios de las entidades financiadoras como se ha mencionado en este caso).

En cuanto a la “inmunidad” de sus funcionarios, las organizaciones internacionales  gozan, entre otros, de inmunidad del proceso legal y administrativo para los funcionarios con respecto al desempeño de sus funciones oficiales; esto está expresado en los convenios constitutivos que firma cada país con dichos organismos y es ratificado por el Legislativo. Esto no quiere decir que de cometer algún delito estas personas no puedan ser procesadas, pero no pueden participar de procesos legales de los Estados. 

El Procurador sostiene que el organismo financiador “ha denegado información” que contribuya a la investigación, también debería saber dicha autoridad que las entidades internacionales se guían por un procedimiento estándar para la entrega de información: la información que es de acceso público es de libre disponibilidad y hay datos que sólo pueden ser revelados por los Estados.

Cada año, Bolivia y cientos de países acuden a financiamientos internacionales (préstamos) para ejecutar obras de diversa envergadura. Según un cálculo somero, solamente en 2019 se requirieron 500 millones de dólares en financiamiento del BID. Solamente la AISEM, entidad involucrada en este caso, tiene más de una decena de financiamientos internacionales en curso con el BID y otro tanto a cargo del Banco Mundial.

Estos aspectos y muchos otros  son importantes a la hora de evaluar cuánta responsabilidad civil o penal puede tener un organismo como internacional cuando se presenta un financiamiento con irregularidades o presunción de corrupción. En el caso del BID,  el mismo procedimiento es avalado por los más de 50 países que integran o tienen relaciones con este organismo. La relación Bolivia con el BID tiene 60 años.

Una actitud irresponsable podría llevar a que los organismos comprometidos con la emergencia y urgencia  lo piensen dos veces antes de apoyar decididamente al país en estos procesos que son críticos. Una vez más, la información correcta y la sensatez son necesarias a la hora de encontrar a los responsables que la ciudadanía reclama.
 

 

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

87
23

Otras Noticias