Editorial

Bolivia fabrica respiradores

jueves, 28 de mayo de 2020 · 00:15

Dos meses después de aprobada la cuarentena en el país, recién llegaron los primeros respiradores a territorio nacional y resultó una mala compra. Las autoridades prometieron que a principios de abril llegarían 500 de esos equipos, pero arribaron solo 170 a mediados de mayo. Los mismos no fueron aceptados por su escasa utilidad por los médicos que tratan el coronavirus en el país, y con el escándalo sobre presuntos sobreprecios finalmente volvemos a foja cero: no tenemos los respiradores que se precisan. 

En este lapso, tanto la UMSA como la Universidad Católica Boliviana (UCB) han trabajado para crear los primeros equipos de este tipo fabricados en Bolivia. Hasta ahora siempre habían sido importados desde países europeos, asiáticos o EEUU. El Instituto de Investigaciones Mecánicas (IIM) de la UMSA y un equipo multidisciplinario de la Universidad Católica San Pablo decidieron cambiar aquello y trabajaron para producir estos equipos en el país, fabricados por ingenieros bolivianos.

Más o menos el mismo período en el que las autoridades nacionales demoraron en importarlos, los ingenieros de ambas universidades demoraron en fabricar varias piezas de estos aparatos que están listos para ser usados en pacientes afectados por coronavirus. Tanto la UMSA como la UCB mencionaron que pueden empezar a producirlos en cantidad. Es más, en el caso de los respiradores fabricados por la UCB, los Mambu (Mechatronic, Ambulatory Medical Breathing Unit) el  intendente regional de Tarapacá, Miguel Ángel Quezada, envió una carta a la UCB en la que solicita la adquisición de tres unidades. La misiva añade, que en caso de que los dispositivos cumplieran con las condiciones requeridas, se comprometen a realizar la adquisición de más unidades y si fuese posible la fabricación local de los mismos  bajo licencia y coordinación de la universidad.

Mambu se encuentra aún en espera del certificado de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva, o la validación de alguna autoridad de Salud, para después de pruebas médicas empezar a producir de manera masiva los equipos médicos.

Los ingenieros de la UMSA se quejaron de que las autoridades nacionales no les prestaron ninguna ayuda para fabricar estos equipos. En realidad, dicen, ni siquiera se interesaron en el tema. Afortunadamente, el gobierno municipal de La Paz  y el alcalde en persona  sí tomaron interés e impulsaron su fabricación. 

Pero no son los únicos ejemplos, al menos ocho emprendimientos bolivianos apostaron por desarrollar respiradores similares a los que llegaron al país hace dos semanas. Algunos de estos proyectos alcanzaron un nivel avanzado en su desarrollo e incluso se hicieron pruebas médicas.

Sin embargo, ninguna de estas iniciativas fue considerada por el Gobierno, que decidió comprar 170 equipos de automatización de respiración manual a una compañía española por  cinco millones de dólares.

Evidentemente estos equipos están en etapa experimental y no se puede aún establecer si técnicamente los productos bolivianos son equiparables a los que llegaron de España en lo que a calidad se refiere; pero en el caso del Mmabu funciona bajo  el mismo concepto que los equipos Respira,  adquiridos por el Ejecutivo desde España. 

Esperemos que estas iniciativas no sólo tengan éxito, sino ayuden al país en el momento en que son necesarias; con todo, el ejemplo ayuda a demostrar que en Bolivia existen grandes capacidades para producir equipos de relativa sofisticación. El caso tendría que ser usado como muestra para poder producir otros equipos, que en el 99% de los casos se importan. Sólo en el área de la salud, por ejemplo, podrían producirse camas hospitalarias, además de barbijos con filtros apropiados y esterilizadores. Obviamente que ecógrafos o desfibriladores están lejos de nuestras posibilidades, pero los productos más simples o de funcionamiento mecánico sí podrían fabricarse y definitivamente corresponde darles las condiciones para surgir.
 

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

128
4

Otras Noticias