Editorial

Trágica situación sanitaria en Beni

domingo, 31 de mayo de 2020 · 00:15

Con más de un millar de casos y al menos 80 muertos por el coronavirus, Beni vive su peor crisis sanitaria. Trinidad concentra el 95% de los enfermos con carencias en hospitales, equipos y el 70% de su personal de salud contagiado. 

La razón de que se hubiera descontrolado de tal manera el contagio de coronavirus en el departamento del Beni es histórica y a la vez coyuntural. En lo inmediato, responde a la falta de previsión del actual gobierno, pues durante 42 días Beni se mantuvo en silencio epidemiológico, mientras se sumaban los contagios, no llegaban las pruebas de laboratorio, ni se solucionaba la falta de camas de hospital, personal médico y hasta medicamentos. 

En todas las regiones del país, el Gobierno no ha logrado hacer llegar a tiempo los reactivos, pese a las advertencias que le hicieron dirigentes políticos y especialistas el mes de enero pasado, por lo que ahora  se vive una incertidumbre  muy grande sobre cuántos son realmente los casos que existen.

El caso de Beni es aún más terrible: como no había pruebas, se creía que esa extensa región no tenía casos. El día 20, el Gobierno informó que no se había registrado ninguno y al día siguiente moría la primera persona por ser portador de la enfermedad. Por haber tenido a la ciudadanía sin información durante semanas, se produjo el descontrol actual.

Las autoridades se enredaron entonces en una confusa explicación de que no debía testearse a los asintomáticos, solo a los que presentaban síntomas. Eso, al final, se mostró errado. La razón de esa decisión era más pedestre: simplemente no había reactivos suficientes para ampliar las pruebas incluso a los sospechosos. Si una persona tenía un familiar con coronavirus, era muy difícil que fuera testeado. Existen decenas de testimonios de personas esperando, en autoaislamiento, a que algún funcionario de los Sedes pudiera visitarlo para tomarle la prueba.

Pero la lamentable crisis que vive  Beni tiene también raíces históricas: la salud ha sido permanentemente relegada en esa región. Hay escasez de todo, empezando por los recursos humanos. El Hospital Germán Busch, el más importante de Trinidad no tiene área de oncología y apenas atiende 66 diálisis. No por falta de voluntad de los médicos, sino por falta de apoyo y de gestión de los gobiernos. 

Trinidad, como el resto de ese departamento, sufre hoy el abandono de 14 años del régimen del MAS, que invirtió millones de dólares en obras superfluas, pero no se dedicó a lo esencial: mejorar la infraestructura sanitaria y dotar al menos a la capital de un servicio completo de agua potable y alcantarillado. A través del programa Evo cumple, en nueve años, el MAS en Beni destinó al área de salud 78,7 millones de bolivianos. No obstante, gastó más de mil millones de bolivianos en la construcción de canchas, mercados, sedes sindicales y otros proyectos que solicitaron las organizaciones sociales afines. Entre muchas ofertas nunca concretadas, el MAS incumplió su promesa de entregar el primer hospital de tercer nivel de Trinidad.  Como ejemplo, en  Beni existían hasta hace una semana dos respiradores. Ahora existen 14 equipos, igual una cifra baja, pero más alentadora que la anterior.

Aún con toda la ayuda recibida por el departamento de parte de las autoridades y, sobre todo, personas particulares y médicos voluntarios, la situación es dramática. Las fotografías del denominado Cementerio Covid, especialmente habilitado para albergar a personas que hubieran muerto con la enfermedad, demuestran que ya tiene más de 200 cadáveres. ¿Cómo, entonces, los muertos de todo el departamento eran de 77 hasta el 28 de mayo? ¿Por qué hay 200 cuerpos en el cementerio?

Muchos portadores de coronavirus simplemente esperaron el desenlace en sus casas, ante el colapso del sistema de salud.

Esta tragedia se pudo haber evitado. La primera ayuda estatal a Beni llegó la cuarta semana de mayo, cuando se sabía desde enero sobre la seriedad de la enfermedad.
 

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente.
   

85
22

Otras Noticias