Editorial

Micro y pequeñas empresas, a su suerte

lunes, 1 de junio de 2020 · 00:15

No se conocen las razones, pero hasta la fecha no se han desembolsado todavía los créditos prometidos de un fondo de 1.500 millones de bolivianos para las micro, pequeñas y medianas empresas. Esa fue una de las ofertas del gobierno para intentar salvar de la quiebra a cientos de pequeños emprendimientos bolivianos que están en riesgo debido a las restricciones impuestas por la cuarentena.

El 14 de abril se anunció dicha medida de salvataje y a más de un mes de ese anuncio no se han dado avances significativos. Mientras tanto, la desesperación de los emprendedores, sus empleados y familiares crece día a día.

La semana pasada, la Asociación de Entidades Especializadas en Microfinanzas (Asofin) envió una carta al ministro de Economía, José Luis Parada, en la que le hizo conocer la “profunda preocupación del sector porque hasta la fecha no se ha recibido información concreta, ni se sabe la forma de acceder al financiamiento de los 1.500 millones de bolivianos destinados a nuestros clientes micro y pequeños empresarios”.

Según Asofin, la “banca grande” que atiende a la “gran empresa” sí tuvo una rápida inyección financiera. Pero no las micro, pequeñas y medianas empresas, que son las que proveen la mayor parte del empleo en el país.

Esos montos de dinero debían provenir del Banco de Desarrollo Productivo (BDP) y canalizado a través de entidades financieras. No es posible que sus ejecutivos no puedan terminar de redactar, en cinco semanas, los reglamentos para facilitar la entrega de estos fondos. Con la crisis económica que se vive en el país, ello es intolerable.

Pero ese no es todo el problema. El otro es el de los elevados intereses que se cobrarían (si es que finalmente los créditos llegan a autorizarse cuando las autoridades pertinentes se desperecen y redacten los reglamentos hoy faltantes).

Según el plan, el financiamiento de hasta 115 mil bolivianos para cada una de las microempresas debe darse a cinco años plazo, pero con un 11,5% de interés anual. ¡En las presentes circunstancias! Para las pequeñas y medianas empresas  el interés es de 6% y 7%, respectivamente. Estos son intereses elevadísimos. El BDP, como hemos dicho en este espacio, debe dar los recursos a través de la banca y ésta no debería lucrar con los mencionados intereses (que provienen de una norma del gobierno anterior, que la gestión actual no desea, por lo visto, abrogar).

El gobierno tiene que tener conciencia de la situación que vive el país, actuar con más celeridad y de una vez proceder a dotar de recursos a las empresas. Parece que no se entendiera realmente la crisis que ya enfrenta la economía.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

172
95

Otras Noticias