Editorial

Bolivia, ¿ante la recesión económica?

miércoles, 10 de junio de 2020 · 00:15

Bolivia enfrentará su primera recesión económica desde principios de la década de los 80, cuando la hiperinflación y el caos económico hicieron que la economía decreciera y se disparara el déficit fiscal. Las medidas de ajuste de 1985, expresadas en el Decreto Supremo 21060, estabilizaron la economía y dieron inicio a un tibio crecimiento, primero, y luego a uno más sólido. Con el aumento de los precios internacionales de las materias primas, el país tuvo en la última década un crecimiento importante, de 4,5% en promedio anual.

Ahora el futuro se ve preocupante. Dos factores hacen que el país enfrente una situación difícil: por una parte, las medidas que restringen el movimiento de personas, en el marco de la cuarentena establecida contra la expansión del coronavirus; por otra, el descenso del precio del petróleo, que fija el del gas que se le vende a Argentina y Brasil.

La cuarentena hace que miles de negocios cierren, porque no tienen clientes. Al cerrar esos negocios, pierden su empleo, ya sea informal o formal, cientos de miles de personas. Al no poder consumir, porque ya no tienen recursos, otros negocios se ven afectados  al bajar la demanda general. Eso se vive en Bolivia y en muchos países del mundo.

Pero Bolivia enfrenta, además, la baja de los precios del crudo. El especialista Álvaro Ríos cree que  si el precio del petróleo se estabilizara en 30 dólares, y se vendieran 22 millones de metros cúbicos diarios de gas este año, Bolivia tendría una baja de 800 millones de dólares de ingresos con respecto a 2019, cuando exportó 2.300 millones de dólares por ese carburante. La mala noticia es que el petróleo se ha mantenido por debajo de los 30 dólares el barril. YPFB ha sido todavía más pesimista sobre la pérdida de ingresos por la venta de gas.

La calificadora de riesgo Moody’s publicó hace unos días un análisis en el que vaticinó una contracción real del Producto Interno Bruto (PIB de Bolivia) de aproximadamente 3,5% para este año, el primero desde principios de los 80. Habrá un “efecto rebote” en 2021, dijo Moody’s, y la economía crecería un 2,9 ese año.

Hay peores pronósticos. Esta semana el Banco Mundial (BM) modificó su proyección de recesión de la economía de Bolivia y para este año prevé una caída del PIB en 5,9%, debido a la pandemia del coronavirus y la caída del precio internacional del petróleo. En su anterior previsión calculó una caída de 3,4%.

La nueva proyección está incluida en su informe Perspectivas Económicas Mundiales del Banco, que se realizó en Washington, Estados Unidos, en el que  afirmaron que la Covid-19 hunde  la economía mundial, en la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial y que es la primera vez desde 1870 que tantas economías pueden experimentar una disminución del producto per cápita.

Como mencionamos, en abril pasado, este mismo organismo internacional calculó una contracción de la economía de Bolivia en 3,4%. Pero ahora, a nivel de los países de la región la ubica en un quinto lugar (con -12% de Perú; Brasil con -8%; Ecuador  -7,4% y Argentina  -7,3%). El Banco Mundial advierte que Colombia, junto con Ecuador y Bolivia, están muy expuestos a la caída de los precios internacionales   del petróleo y del gas.

Dicho esto, podemos entonces concluir que la recesión afectará las finanzas públicas y ampliará el déficit fiscal a casi 13% del PIB, el más alto desde 1985. El año pasado el déficit fue de 7,2%, o sea que casi se duplicará en 2020. Déficit fiscal significa que la economía no genera los recursos necesarios para el funcionamiento del Estado y por lo tanto debe prestarse dinero para pagar salarios a sectores como los de maestros, FFAA, administración pública, etc.

A todo este complicado panorama de pronósticos económicos se suma que el Gobierno tampoco se está mostrando capaz de encontrar respuestas efectivas para apoyar a las empresas en esta crisis. Estos y otros desafíos deben enfrentarse con inteligencia y apelando a la unidad de los agentes económicos, como empresarios, trabajadores, etc. Lamentablemente eso aún  no ha ocurrido.
 

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

84
4

Otras Noticias