Editorial

Desinterés en donación de respiradores

miércoles, 17 de junio de 2020 · 00:15

La manera cómo las autoridades manejaron el tema tal vez causó más molestia que el hecho mismo de no haber prestado ayuda para la llegada oportuna de cinco ventiladores donados por un grupo de residentes bolivianos en Francia. Es el reflejo de los males del país: personas de buena voluntad consiguieron cinco respiradores para terapia intensiva, un ecógrafo y tres monitores UTI para donarlos al Estado boliviano, precisamente en una etapa de tal necesidad, pero ni la Cancillería ni el Ministerio de Salud y menos la Presidencia apresuraron gestiones para que estos lleguen rápida y  oportunamente al país.

Como decimos, el comunicado de la Cancillería ha sido de lo más escueto y hasta descomedido con  esos bolivianos que realizaron la donación. El texto no agradece la donación de los equipos, no se disculpa para la tardanza demostrada, no valora la campaña de recolección de fondos y, más bien, oculta los hechos: para trasladar esos equipos a Bolivia el Estado debía pagar unos 2.000 euros para poder usar montacargas en el aeropuerto de Madrid, donde estaban los mismos, cosa que no hizo. Se pueden gastar millones de dólares en respiradores inútiles y en gases lacrimógenos con presunto sobreprecio, pero no pagar 2.000 euros para la llegada de equipos vitales en este momento.

Bernardo Tribeño y sus compañeros de campaña advirtieron sobre eso desde fines de mayo, pero nadie movió un dedo. El 1 de junio, en la primera oportunidad en  que un avión viajó de Madrid a Santa Cruz, los trámites no fueron realizados. Recién cuando los organizadores de la donación denunciaron a los medios de comunicación que las autoridades tampoco harían nada para que un segundo viaje, de la compañía Iberia, transportara los equipos, es que los responsables se pusieron las pilas, emitieron el comunicado mencionado y dijeron que habían realizado “intensas gestiones con BOA” para la llegada de los respiradores. Eso, además, parecía falso, ya que no se entiende qué tantas “intensas gestiones” debe realizar el gobierno con su propia empresa aérea para lograr el transporte de cinco equipos que son un poco más grandes que cinco maletas.

Lo que sí admite apropiadamente el boletín de prensa es que los tres monitores de terapia intensiva donados con anterioridad seguían en Aduanas (nadie se había molestado en sacarlos de ahí).

Esto demuestra un grave problema: burocracia, desinterés, ineficiencia  y hasta pereza en asuntos que debieran ser tratados con diligencia y oportunidad.  

Que nadie se hubiera entusiasmado con la donación de estos equipos, que son tan necesarios, demuestra mucho sobre cómo se encara esta  crisis sanitaria.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

48
4

Otras Noticias