Editorial

Voto urbano y rural: no hay tal desequilibrio

viernes, 19 de junio de 2020 · 00:15

Tres recientes análisis terminan por demostrar, aportando datos precisos y cálculos por circunscripción, que el sistema electoral boliviano no está distorsionado por algún tipo de sobrerrepresentación rural.

Muchos dirigentes políticos, más algunos analistas e incluso periodistas, insisten en que en el país un voto rural equivale a tres urbanos. Otra idea que se presenta es que el 70% de la población “urbana” del país elige sólo al 30% de los diputados. Nada de eso es cierto. Se podría aceptar que esas ideas sean difundidas por personas que no son especialistas y que creen en los memes que circulan en las redes sociales, pero que lo hagan quienes tienen información, sólo demuestra mala fe y la defensa de intereses políticos subalternos. 

A su tiempo, Carlos Cordero, Luciana Molina y Raúl Peñaranda han publicado artículos o participado en foros virtuales en los que han hecho la demostración factual de que esa sobrerrepresentación no existe. La idea se comprueba de la siguiente manera: de los 166 miembros de la Asamblea Legislativa Plurinacional, los 36 senadores y los 60 diputados plurinominales, que implican el 58% del total, no pueden, per se, implicar ninguna sobrerrepresentación favorable al campo debido a que se eligen por lista y los jefes de los partidos los nominan a su libre albedrío.

Los 63 diputados uninominales, han demostrado esos tres análisis, tampoco ofrecen mayor desequilibrio, y si existe, es marginal. Uno de los estudios demostró que éste es inferior al 4% de todo el Legislativo. La explicación de ello es que quienes quieren forzar este tema señalan que toda la población fuera de las ciudades capitales es “rural” y ello, obviamente, no es así. Patacamaya, Villazón, Yacuiba, Montero y otras decenas de ciudades que no son capitales de departamento no son parte de la “población rural”. Pero obviamente son parte de circunscripciones uninominales.

¿Cuál el origen del “error”? Según el constitucionalista Carlos Börth se confunden los conceptos de urbano con capital  y, por otro lado, rural con provincial. “Lo que sostiene el INE es lo siguiente: dice efectivamente población urbana 67%, población rural 33%. Pero ¿cómo define lo urbano? Ese es el tema de fondo: el INE define lo urbano como toda aquella concentración poblacional de más de 2.000 habitantes”, explicó el especialista. 

El periodista y comunicador Raúl Peñaranda concluye que “la sobrerrepresentación rural como efecto de la elección de diputados uninominales es marginal”. Según su análisis, sólo 5,5 escaños, de 63, “son ‘excesivos’ en las provincias con respecto a las ciudades capitales de departamento, lo que implica un 3,3% del total del Legislativo”.

Al igual que Börth, Peñaranda también apunta a que uno de los errores de quienes arguyen la existencia de una sobrerrepresentación del campo “es que consideran a toda la población que no es de las ciudades capitales como ‘rural’, lo que no es efectivo”. 

La investigadora social Luciana Molina considera que es un “falso debate” que un voto rural equivalga a un tercio del voto en el campo, puesto que el sistema electoral boliviano “es proporcional”. Esto significa que los distintos partidos o agrupaciones políticas tendrán una representación proporcional de diputados en la Asamblea Legislativa de acuerdo con la votación del candidato presidencial.

Esos cálculos interesados, en los que sorprendentemente también cayó el Conade, una entidad generalmente seria, tienen una intención: tratar de posponer los comicios, ya que se coloca el tema como un requisito para poder realizar las próximas elecciones. Ellos saben que esa reforma no puede realizarse por el simple hecho de que no existe tal sobrerrepresentación rural. Puede haber otros argumentos sólidos para criticar la fecha prevista para las elecciones, sobre todo los que tienen que ver con la salud, pero que un grupo de tomadores de decisiones y de políticos, entre ellos Fernando Camacho, mientan descaradamente  sobre el tema de la sobrerrepresentación, demuestra la poca calidad de nuestro sistema político. 
 

 

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

47
145

Otras Noticias