Protestas contra el racismo en EEUU

miércoles, 3 de junio de 2020 · 00:15

El enésimo acto de brutalidad policial en EEUU parece al final haber generado una ola de protestas como no se ha vivido en ese país por años. Un policía norteamericano blanco produjo la muerte de un hombre afroamericano de 46 años, George Floyd, tras tumbarlo al suelo, esposarlo y colocarle la rodilla en su cuello durante largos minutos, ayudado por otros tres uniformados. Floyd dijo varias veces “no puedo respirar” y, sin embargo, el policía, Derek Chauvin, no lo liberó. Floyd era sospechoso de un delito menor, haber intentado pagar productos en el supermercado con un billete de 20 dólares supuestamente falso.

La diferencia de este caso con tantos otros que ocurren casi cada mes en EEUU, en los que policías blancos matan a hombres de color, es que fue filmado. La cara de satisfacción del policía, mostrando su indolencia, abuso y arbitrariedad, parece haber hartado la paciencia de una parte de los estadounidenses.

La muerte de Floyd ocasionó violentas protestas en Minneapolis, donde se produjeron los hechos, y fue quemado incluso uno de los retenes policiales de la ciudad, además de cientos de locales comerciales, vehículos, etc. En esa ciudad, la más poblada del estado de Minnesota, en el norte de EEUU, entró en vigencia un toque de queda, pero pese a ello las manifestaciones no se detuvieron.

Las protestas luego se ampliaron al resto del país y cientos o miles de personas se reunieron en varios puntos como frente a la Casa Blanca, en Washington, pero también en Houston, la ciudad natal de la víctima, además de Nueva York, Memphis, Dallas, Des Moines, Las Vegas y Portland. En Atlanta, que es sede de la cadena de televisión CNN, se quemaron coches de la Policía y destruyeron tiendas y supermercados. 

Es interesante también hacer notar que muchos manifestantes ahora son blancos, hastiados por el rumbo que el presidente Donald Trump le ha dado a su país. Trump, como político racista que es, repitió en un mensaje de Twitter la frase de un policía supremacista blanco de los años 60, que dijo: “Cuando los saqueos empiezan, los disparos empiezan”, en sentido de amenazar con que los uniformados usarían sus armas. Twitter tomó la inédita decisión de impedir que ese mensaje fuera visto porque “glorifica la violencia”.

El Presidente estadounidense, en vez de intentar calmar la situación, la está agravando. Ha llamado “rufianes” a quienes participan de las manifestaciones y ha emitido decenas de tuits y mensajes a los medios de comunicación, ninguno de ellos a favor de la pacificación.

El policía Chauvin fue detenido y acusado de homicidio culposo, no intencional, y podría tener una pena de hasta 12 años de cárcel. Sin embargo, el 99% de los casos que involucran a policías en actos en los que muere algún afroamericano, los uniformados no son declarados culpables.

Algo que también puede explicar el porqué de las protestas tan violentas y extendidas en esta ocasión es que la muerte de Floyd se produjo poco después de que se diera a conocer un video en el que se ve cómo dos hombres blancos matan a tiros en una calle de una ciudad de Georgia a un afroamericano de 23 años, Ahmad Arbery, que estaba trotando por la zona.

En un primer momento, la Policía decidió no investigar los hechos y dio por válida la versión de los dos asesinos, que señalaron que Arbery los había atacado violentamente. Recién en mayo, al conocerse el video que muestra cómo le disparan a quemarropa a Arbery, es que los dos acusados fueron detenidos. 

EEUU tiene el lastre de un racismo naturalizado y poco cuestionado en su propia sociedad. Estas son las primeras protestas nacionales contra la violencia racial norteamericana que se registran en mucho tiempo. Como dice Robin Di Angelo, en su libro Fragilidad blanca, “los blancos en EEUU viven en un entorno social que los protege y los aísla del estrés racial”, al parecer la muerte de Floyd ha resultado intolerable para buena parte de ellos. 

Esperemos que luego de la tormenta, algo quede de esta lección.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

268
6

Otras Noticias