Editorial

La preocupante situación del Chapare

martes, 30 de junio de 2020 · 00:15

La región del trópico cochabambino y del Chapare no sólo preocupa por los índices elevados de casos de Covid-19 reportados sin que la región, que ha sido y es reducto del MAS por décadas, cuente –como casi todo el país- con recursos hospitalarios y médicos. Lo más alarmante en esa región es que el MAS ha agudizado su estrategia de división y de enfrentamiento tomándola como punto estratégico. Dicha estrategia se ejecuta desde la cabeza de ese partido, el expresidente Evo Morales, que propala mensajes divisivos y polarizantes desde Buenos Aires, Argentina, ciudad en la que tiene refugio. El último es uno de los más graves, pues sostuvo que el gobierno está “sembrando” coronavirus en el Chapare.

Entrevistado por la radio Kawsachun Coca, el medio más activo para difundir las estrategias del MAS, dijo que ante ese supuesto plan de las autoridades de llevar la enfermedad al Chapare, sus simpatizantes deben “prepararse y organizarse” para “enfrentar” la situación. Su excanciller  Diego Pary  continuó con la irresponsabilidad al decir que el “catering” para los uniformados del trópico fue el que llevó el virus.

Morales sabe, suponemos, que el virus “no se siembra”. Y sabe con certeza que las autoridades no lo han llevado al Chapare. Pero lanza esas ideas para alentar a sus seguidores a no creer en las versiones sanitarias y rechazarlas. Eso tiene dos efectos muy negativos: uno, genera predisposición de la población chapareña a actuar con violencia contra la Policía y, dos, hace que no tome las medidas de salud necesarias, con lo que los casos de coronavirus están aumentando dramáticamente en esa región.

Según datos oficiales, más de un tercio de todos los casos que tiene el departamento de Cochabamba están en el trópico de ese departamento, precisamente porque los dirigentes cocaleros masistas han impedido que se cumplan la cuarentena y las medidas de salud.

Si la enfermedad pudiera quedarse solamente en esa región, entonces sus propios habitantes podrían responsabilizar, en determinado momento, a sus líderes, empezando por Morales. El problema es que el virus viaja a la velocidad de los autos y las motos y se extiende a otras zonas del país, sobre todo a la capital cochabambina.

Alentar las teorías conspiracionistas es una irresponsabilidad muy grande. Uno de los efectos ha sido que los simpatizantes de Morales en la localidad de Entre Ríos, Chapare, atacaron en días pasados a tres periodistas y a su chofer, amenazando con quemarlos vivos, ya que los acusaron de no realizar una adecuada cobertura informativa. 

Sus vidas estuvieron en evidente riesgo y de no haber sido por la acción de los uniformados, quizás ahora estaríamos lamentando una tragedia de proporciones. Ese temor no es infundado: el Chapare es la región del país donde más linchamientos hay cada año.

Pero acá no acaban los problemas que deben enfrentar a diario los pobladores de la región. El narcotráfico no deja de expandirse mientras que la presencia policial es escasa y conflictiva (tras la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia, los pobladores decidieron expulsar a los policías de la zona). El pasado 14 de enero agentes antidroga llegaron hasta Valle Sacta, del trópico de Cochabamba, y en siete horas de rastrillaje encontraron 15 fábricas de pasta base de cocaína.

Otro problema, no muy resaltado pero que ha sido señalado en un reciente reporte de Página Siete es la trata de personas. A mediados del año pasado, un reporte de la Defensoría de la Niñez  de Cochabamba daba cuenta que el Chapare era el destino de las víctimas de trata. Policías informaron que los casos de trata se reportan casi a diario en el trópico. 

Es lamentable y alarmante que una región tan rica y próspera como el Chapare sufra de la ausencia de control de las autoridades y de la irresponsabilidad de dirigentes políticos que no dudan en manipular a su población. 

Así como en el pasado Evo Morales hizo de esta zona su reducto, sería bueno que ahora fuera responsable con ellos para precautelar su salud e integridad. 

 
 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

99
1

Otras Noticias