Editorial

¡Gracias, paceños esenciales!

jueves, 16 de julio de 2020 · 00:15

La Paz es una ciudad de hombres y mujeres  valientes. Así quedó demostrado el 16 de julio de 1809, cuando se alzaron en busca de libertad. 211 años después esa fuerza acompaña a sus hijos en uno de los momentos más aciagos de su historia: la lucha contra el coronavirus.

Médicos, enfermeras, policías, militares, guardias municipales, donantes de plasma, laboratoristas, personal de limpieza, profesores, caseritas del mercado, periodistas, encargados de las morgues, todos ellos y muchos más, arriesgado su propia vida, salieron de sus casas a trabajar para que La Paz pudiera enfrentar con dignidad la crisis sanitaria.

Por eso, en este 16 de julio Página Siete homenajea a La Paz contando las historias de 16 ciudadanos esenciales, nacidos o no nacidos en esta tierra, pero que a diario ponen su trabajo al servicio de los demás. Pudieron ser más, de hecho, pudieron ser miles, pero en cada historia narrada está la historia de todos.

Liliana González, la directora del hospital La Portada, el centro centinela contra la Covid-19, relata el sentimiento de alegría que le embarga cada vez que un paciente sale curado del hospital.

Ramiro Narváez, exdirector del hospital del Norte y actual director del Sedes, habla de su trabajo sin horarios, sin sábados, sin domingos, pero también de su pasión por La Paz. “Soy paceño, chukuta, calixtino y estronguista”, dice.

Aleida Nina, la jefa de virología del Inlasa, cuenta de sus 15 a 18 horas de trabajo de lunes a lunes y de la responsabilidad que significa procesar pruebas de Covid-19 no solo de La Paz, sino de siete regiones de Bolivia.

La enfermera Carmen Lupe Choque tiene 59 años y, pese a eso, cuenta que no podía abandonar el barco en plena pandemia. Ella es de Potosí, pero se siente más paceña que cualquiera porque vive en esta ciudad hace 20 años y, vaya casualidad, hoy está de cumpleaños. ¡Felicidades Carmen y gracias por su trabajo esforzado!

Marco Saavedra es de buen corazón, pues luego de haberse curado de Covid-19, fue el primer donante de plasma en Bolivia. 

Joel Machicado y Alex Flores son subtenientes de la Policía y  les tocó estar en primera línea, donde contrajeron la Covid-19 y ciando se recuperaron donaron plasma.

Álvaro Cabezas es el médico encargado del centro de aislamiento del hotel Radisson de La Paz. Claro que tuvo miedo de asumir el reto, pero aun así se puso al frente de un trabajo riesgoso.

María Acarapi es una mujer orgullosa de su trabajo porque con su sueldo logró sacar profesionales a sus hijos. Ella es parte del equipo de limpieza de la ciudad de La Paz.

Jiovana, Víctor y Johnny son militares asignados al Regimiento Ingavi de El Alto. Desde allá cuidan que la cuarentena se cumpla y detrás de cada uniforme hay una familia que espera por ellos.

Pabel Ramos tiene un trabajo que tal vez pocos aceptarían. Es el encargado del horno crematorio de La Paz. Habla de los riesgos de su trabajo, de los cuidados que toma para evitar no contagiarse y de su nueva compañera: una bicicleta en la que va todos los días a su trabajo.

Silvia Carpio es una guardia municipal de El Alto y relata cómo a diario tiene que lidiar con choferes, comerciantes y ciudadanos inconscientes. Pese a eso dice que le encanta su trabajo y que es una mujer feliz. En su casa le esperan sus tres hijos pequeños, a los que deja con la comida lista para que pasen el día.

El profe Jorge Manolo Villarroel se hizo famoso en la cuarentena. Para no aburrir a sus alumnos con las clases virtuales cada día se disfraza de algún superhéroe e imparte alegría y amor al conocimiento.

Rubén Yapu se sube a su moto y reparte lo que la gente necesita. Es un delivery, ese oficio que se hizo esencial en la cuarentena.

Víctor Gutiérrez es nuestro Chepe. Fotógrafo de Página Siete que, como decenas de periodistas, tuvo que salir a las calles a buscar imágenes para informar sobre la emergencia.

Mamá Coco le dicen a María Fuentes en el supermercado Ketal, donde trabaja desde hace años, y Faustina Hilari es una caserita que vende papas en el mercado Rodríguez. Con ellas, los alimentos en nuestra mesa están garantizados.

Ellos son los personajes que llenan de vida nuestras páginas dedicadas al 16 de julio. A ellos les damos las gracias porque su trabajo es esencial en esta etapa de crisis.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

29

Otras Noticias