Editorial

Educación y pandemia: un camino sin salida

viernes, 17 de julio de 2020 · 00:15

El anuncio del ministro de Educación de que ningún alumno reprobará el año escolar esta gestión es lo más parecido a un premio consuelo. Evidentemente, representa un alivio para estudiantes y padres de familia que, apenas empezado el año escolar, han visto suspendidas las clases y con ello el aprendizaje de las materias en curso. Pero, considerando el nivel de la educación boliviana, entre los más bajos de la región, esta determinación solamente puede causar preocupación, pues consolida un rezago de prácticamente un año para los niños y jóvenes bolivianos. Y esto es un asunto de lamentar.

A cuatro meses de iniciada la pandemia, el Ministerio de Educación no ha podido resolver cómo mantener el aprendizaje de los estudiantes del país. Ha hecho anuncios sobre la educación a distancia que no se han concretado y el resultado es que los estudiantes, dependiendo de la voluntad de algunos maestros y unidades educativas, han avanzado poco o nada hasta la fecha.

El pasado 6 de junio, el Gobierno emitió el decreto 4260, que tiene como objeto “normar la complementariedad de las modalidades de atención presencial, a distancia, virtual y semipresencial en los Subsistemas de Educación Regular, Educación Alternativa y Especial, y Educación Superior”. 

El mencionado decreto establece que las unidades educativas públicas y privadas coordinen con el Ministerio de Educación la producción, compilación, sistematización y distribución de recursos educativos para la modalidad a distancia; así también que, para el desarrollo de la modalidad virtual, las instituciones educativas cuenten con una plataforma educativa que cumpla mínimamente con las condiciones para ejecutar procesos de educación a distancia. Se señala que las escuelas y colegios que no cuenten con plataformas educativas “podrán crearlas y alojarlas en la nube del Ministerio de Educación.  Por otro lado, el decreto sostiene que el personal docente deberá formarse, capacitarse y actualizarse en el uso de dichas modalidades. Al final del mismo, se expresa que todo este proceso no representará ningún gasto para el Estado, con lo que se entiende que su implementación deberá correr por cuenta de las escuelas o de los padres.

Ciertamente, este es otro premio consuelo, pues como bien se sabe, la capacidad de las unidades educativas de solventar estos gastos es muy dispareja en el caso de las privadas; o depende de los municipios, en el caso de las públicas; y ya se ha informado de la delicada situación económica de los municipios con la pandemia, ¿podrán aportar para el desarrollo de plataformas en las escuelas?

Por otro lado, se dice que en caso de no poder pagarlas (las escuelas) tendrán que impartir educación por medios ya instalados; se entiende que el celular, pero también es de conocimiento que el acceso a celulares y datos de Internet es también poco democrático.

Sobre a la formación de los docentes, el asunto no es menos difícil pues el nivel de los mismos  deficiente y esperar que en pocas semanas adquieran nuevas capacidades, parece imposible.

Con todo, el actual desconcierto que reina sobre la educación en el país no es únicamente responsabilidad del Gobierno. Como ya estamos acostumbrados, la dirigencia sindical de los maestros, radicalizada al extremo, apuesta por el mayor caos posible: ha rechazado todas las disposiciones del Gobierno y ha optado por convocar a marchas. Se niegan, sostienen sus dirigentes, a la educación a distancia, pero, ¿se puede brindar educación presencial o semipresencial en las actuales circunstancias?

La dirigencia del Magisterio podría, por una vez en la vida, sumar en vez de restar y encontrar junto al Ministerio de Educación la solución que hace cuatro meses vienen esperando los niños bolivianos.  Cualquiera sea la opción que se elija es importante que haya consenso y que se impulse el proceso de manera asertiva no con decisiones desconcertantes o conflictos. La educación es un derecho del cual por ahora se está privando a los estudiantes del país.
 

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

26

Otras Noticias