Editorial

Copiar al MAS o ser democrático

viernes, 24 de julio de 2020 · 00:15

Faltando ocho días para las elecciones de 2015, 228 candidatos de Demócratas de Beni, incluido su postulante a gobernador, Ernesto Suárez, fueron inhabilitados porque uno de los voceros del partido, Carmelo Lens, había difundido datos de una encuesta en los medios. 

El Tribunal Supremo Electoral (TSE), dirigido por Wilma Velasco y obsecuente a los dictados del MAS, aplicaba así la draconiana ley 026, promulgada en junio de 2010 por el entonces presidente Evo Morales, y que, a todas vistas, es inconstitucional porque vulnera el derecho a la libre expresión, a la participación política, al pluralismo, a la democracia.

 El artículo 136, inciso 3, de la citada ley dice que “las organizaciones políticas que difundan resultados de estudios de opinión en materia electoral, por cualquier medio, serán sancionadas por el Órgano Electoral Plurinacional con la cancelación inmediata de su personalidad jurídica”.

Y así fue cómo el MAS se hizo de la gobernación del Beni, la que nunca hubiera podido ganar limpiamente en las urnas. Nadie olvida esa y otras arbitrariedades del MAS, como la decisión de anular los votos del FRI en Chuquisaca, también en 2015, de tal manera que el candidato oficialista, Esteban Urquizu, aumentara su porcentaje sin incrementar sus votos y fuera reelecto sin ir a la segunda vuelta. Esos gobernadores ingresaron por la ventana, tal como pretendía ingresar Evo Morales a su cuarto mandato. 

La pregunta es si las fuerzas políticas que ahora exigen la inhabilitación de la sigla del MAS quieren repetir la historia de arbitrariedades cometidas por el MAS.

La Bolivia democrática luchó, en octubre y noviembre del año pasado, no sólo para que Evo Morales abandonara el poder por haber cometido fraude electoral, sino porque estaba en contra del abuso, del autoritarismo, del despilfarro, de la corrupción y la persecución. Por consiguiente, lo que esa Bolivia democrática quiere ahora es que se recupere la democracia, el pluralismo, la transparencia, la sensatez y el respeto a la Constitución.

El candidato del MAS, Luis Arce, difundió los resultados de una encuesta en un programa de televisión, tal como lo hizo Carmelo Lens en 2015 en una conferencia de prensa. La aplicación de la letra muerta de la ley derivaría en la inhabilitación no sólo del candidato, sino la sigla del MAS. Y, entonces, sin piedras en el camino, sus rivales podrían llegar al poder tal vez en primera vuelta. 

Pero, quienes quieren que eso suceda ¿se han puesto a pensar en las consecuencias de ese acto? No porque el TSE anule la sigla del MAS, ese partido, que por ahora tiene la mayor preferencia electoral, va a dejar de existir. Por el contrario, existe el riesgo de que el país se vea confrontando y que  los más humildes de uno y otro bando tengan que ofrendar sus vidas para resolver una crisis generada por sus líderes.

Lo más sensato es que el país asuma con madurez la transición política y que sus líderes sean capaces de discernir entre aquello que ayuda a fortalecer nuestra democracia y aquello que la pone en riesgo. El país está gobernado todavía por las leyes y hasta por las estructuras heredadas del MAS. Será un largo y tortuoso trabajo desmontar esa maquinaria autoritaria, pero en algún momento hay que empezar. 

Tal como dijo el exalcalde de La Paz, Ronald MacLean, los partidos democráticos deben ganarle al MAS en las urnas, de forma limpia y con un Tribunal Supremo Electoral transparente.

Luego de años de tener vocales electorales al servicio del MAS, el país cuenta con un TSE transparente y confiable, pero la cantidad de ataques que a diario recibe de parte de los actores políticos están horadando su imagen y eso es peligroso porque podría llevar a que tal o cual partido sienta la tentación de replicar la práctica masista de nombrar vocales obsecuentes.

Presionar al TSE para que inhabilite a un candidato, sin leer adecuadamente la realidad, puede ser un camino corto y fácil al poder, pero que lleve al país directamente al precipicio.

 

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

35
432

Otras Noticias