Editorial

Óscar Urenda, ejemplo de servidor público

lunes, 27 de julio de 2020 · 00:15

 
Un hombre bueno ha dado la vida por sus semejantes. Ello no ocurre muy a menudo. El doctor Óscar Urenda, una persona afable y sincera, falleció contagiado de coronavirus. Contrajo la enfermedad primero en mayo, pero logró superarla adecuadamente. Sin embargo, el 1 de junio partió a Trinidad, que era el epicentro de la pandemia, para ayudar a coordinar las tareas para intentar controlar la expansión del virus. Allí se contagió de nuevo, esta vez de manera más severa. Estuvo 46 días en terapia intensiva, 30 de ellos intubado, hasta que su organismo no resistió más.

Pero Urenda era una rara avis en un país donde los servidores públicos pocas veces logran reconocimiento y respaldo ciudadano. Fue médico profesional durante 45 años, pero también fue diputado y luchador por la autonomía cruceña y en ningún momento tuvo enemigos. En una sociedad proclive a los faccionalismos y polarizaciones, ese solo dato es muy decidor. Un hombre público sin enemigos no es algo que se produzca todos los días en nuestro país.

Pero donde logró más reconocimiento fue en su incansable y eficiente gestión como secretario de Salud en la Gobernación cruceña. En ese rol tuvo muchos éxitos, como lograr que se destinara el 30% del presupuesto de la Gobernación para la salud.

En 2016, gracias a su impulso y al del gobernador Rubén Costas, Santa Cruz fue el primer  y hasta ahora único departamento en tener un acelerador lineal de uso del sistema público. Urenda también luchó contra el cáncer de cuello uterino y para ello gestionó la compra de un equipo de braquiterapia. Ambos fueron instalados en el Oncológico.

Urenda también se puso manos a la obra para mejorar los equipos de cirugías a corazón abierto para poder proceder al primer trasplante de corazón en un hospital público boliviano, el San Juan de Dios.

En su lucha estuvieron también los avances para que en Bolivia puedan realizarse trasplantes de hígado, impulsó la construcción del hospital de tercer nivel de Montero (dos de sus salas, tras mucha polémica, sirven para pacientes de coronavirus) y encabezó la lucha nacional contra enfermedades desde dengue y chikungunya hasta rabia canina y hepatitis A.

El país lo despide con agradecimiento y pesar. Los políticos han detenido por un momento sus ataques mutuos para coincidir en rendirle homenajes, mientras cientos de personas de a pie han expresado también sus muestras de cariño en las redes sociales por la memoria de un profesional dedicado al prójimo y que orientó su trabajo profesional hacia el servicio a los demás. Paz en su tumba, doctor Urenda.

 

 

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

30
1

Otras Noticias