Editorial

Nuevo juicio contra Sánchez de Lozada

viernes, 7 de agosto de 2020 · 00:14

En un giro inesperado, una corte de apelaciones de EEUU resolvió el lunes anular el fallo que benefició en 2018 al expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada y al exministro de Defensa Carlos Sánchez Berzaín. Este veredicto los había declarado “no culpables” por las muertes de civiles de octubre de 2003 en la ciudad de El Alto.

Ese fallo ya fue inesperado porque un jurado civil había resuelto la culpabilidad de los dos acusados, que debían pagar 10 millones de dólares a las familias de los afectados, pero luego el juez anuló el dictamen.

En 2019, dos afectados de los sucesos de octubre, los padres de una niña que murió de un disparo cuando miraba por la ventana de su casa en Warisata, presentaron una apelación a la sentencia de absolución. Esa apelación ha terminado en la decisión de que se realice un nuevo juicio. Así que nuevamente empezará el proceso de elegir a los miembros del jurado y preparar la nueva acusación. Ello podría tomar meses.

Durante septiembre y octubre de 2003 el gobierno que encabezaba Sánchez de Lozada, en vez de ordenar que fuera la Policía la que procurara controlar los desmanes provocados por miles de manifestantes, optó por el uso de la fuerza militar. Fue Sánchez Berzaín, uno de los políticos más nefastos de la historia boliviana, el que sugirió esa salida. Al final se produjeron más de 60 muertos y la espiral de protestas y represión terminó en la caída de ese régimen.

La Corte de Apelaciones señaló que los demandantes sí proporcionaron evidencia suficiente de que “los soldados dispararon deliberadamente conscientes de que herirían mortalmente a civiles que no presentaban ningún riesgo de peligro”.

Un gobierno tiene derecho a usar la fuerza para defender el orden constitucional. Pero casi siempre que se apela a los militares, que tienen armas letales, no disuasivas, las cosas terminan mal y se cometen excesos violatorios de los derechos humanos, como es este caso.

Como sea, Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín han tenido ya una suerte de castigo: el repudio de una gran parte de la ciudadanía boliviana y el exilio. Ahora enfrentan nuevamente la posibilidad de que un juicio civil los halle culpables, por segunda vez, y que estén obligados a pagar la indemnización a las familias.

Lo que no se entiende es por qué, ambos acusados, de motu propio, no hacen un arreglo extrajudicial con las familias de las víctimas. Para ambos, 10 millones de dólares es una cifra casi irrisoria: se calcula que la fortuna del expresidente supera los 400 millones de dólares, siendo la de Sánchez Berzaín también importante. Por no hacerlo, un casi nonagenario expresidente, terminará su vida como un "genocida".

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

12
39

Otras Noticias