Editorial

Mercado negro, a vista y paciencia…

sábado, 8 de agosto de 2020 · 00:15

El mercado negro de oxígeno, plasma, pruebas y fármacos para Covid-19 está en pleno auge en Bolivia, a vista y paciencia de las autoridades que han hecho casi nada por cuidar la economía y la salud de los ciudadanos, salvo emitir normativas, instructivos y amenazas que nadie cumple.

El oxígeno se ha vuelto un bien inalcanzable, situación que se ha agravado con los criminales bloqueos que impulsa el MAS en las carreteras. Hasta hace poco, el ingreso de un paciente al hospital le garantizaba la dotación de oxígeno, pero ahora ni eso, de tal manera que las familias deben salir a buscarlo a las calles o a las redes sociales. De esta forma, se someten a los especuladores  que venden el insumo a precios elevados o, de forma adulterada. Pero, la verdad es que el oxígeno ya escaseaba antes de los bloqueos, pero al menos estaba garantizado para los hospitales. Ahora no.

El plasma hiperinmune también es parte de este mercado ilegal que trafica con el dolor y la desesperación de la gente. En realidad, el plasma no puede ser vendido ni comprado, tendría que ser donado. Si bien hay gente consciente que entrega su donación sin ningún otro interés que la vida, muchos ofrecen su plasma a precios inalcanzables. Se habla de montos que llegan a 10.000 bolivianos o más la unidad.

En medio del contagio masivo de Covid-19, también es difícil conseguir una prueba para saber si la persona tiene o no la enfermedad y estas se necesitan para una correcta medicación, pero también para viajes, para conseguir la baja del trabajo, para donar plasma y otros trámites. Los vendedores no autorizados también ofrecen pruebas rápidas en redes sociales y hasta en tiendas callejeras. Las autoridades han señalado que pueden dar falsos negativos o falsos positivos, por lo que otra vez las personas son víctimas de estafa. 

La prueba segura se llama PCR y se hace en laboratorios, pero toma varios días conocer los resultados y su costo, en caso de centros privados, está   alrededor de   800 bolivianos. Y, para colmo de males, a veces, el resultado llega demasiado tarde. Por eso, la gente recurre a las pruebas rápidas que son inseguras y pueden ocasionar serios problemas a la salud porque la gente puede creer que no tiene la enfermedad, no recibe tratamiento y luego puede tener un desenlace fatal.

Los laboratorios autorizados también aplican pruebas rápidas, pero al menos tienen alguna garantía, a diferencia de las que se venden en las calles o en las redes sociales.

Los medicamentos para tratar la Covid-19 también se venden a precios elevados, adulterados o de contrabando. Tras conocerse la lista oficial de fármacos para tratar la enfermedad, estos desaparecieron de las farmacias y las que tenían en su stock los vendían a precios exorbitantes. Los laboratorios nacionales indicaron que no  subieron sus precios,  dijeron que no eran ellos los que estaban lucrando con la salud de la gente. Los antibióticos prescritos para Covid-19 se llegan a vender hasta en 100 bolivianos la unidad y la Ivermectina, que al principio fue calificada como la medicina de los pobres, llegó a costar 25 bolivianos.

A esto hay que sumarle que grupos delincuenciales fabrican supuestas medicinas que no son tales, lo que termina provocando más daño a los pacientes. O también ocurre que se internan productos de contrabando que no tienen la garantía oficial.

Frente a esta realidad, el Gobierno se limitó a emitir disposiciones indicando que está prohibida tal o cual venta, tal o cual especulación, pero lo cierto es que ni la Agemed (Agencia Estatal de Medicamentos), ni las alcaldías iniciaron operativos o rastrillajes para encontrar a los malhechores.

Entre tanto, la gente quedó librada a su suerte y, como si rigiera la ley de la selva, tuvo que someterse a los especuladores en el momento de mayor carencia y crisis. La pregunta es por qué al Gobierno le cuesta tanto aplicar controles en una situación de grave emergencia. No lo hizo con las clínicas, no lo hace con las farmacias, tampoco lo hace con los especuladores de otros insumos.
 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

38

Otras Noticias