Editorial

Trump es postulado al Nobel de la Paz

sábado, 19 de septiembre de 2020 · 00:15

Ahora resulta que uno de los políticos más beligerantes e irresponsables que haya visto la política mundial en las últimas décadas ha sido postulado al Premio Nobel de la Paz. El parlamentario noruego de derecha  Christian Tybring-Gjedde  propuso nada menos que Donald Trump, el presidente de EEUU, sea presentado como candidato.

El parlamentario mencionó que el reciente acuerdo entre Israel y Emiratos Árabes Unidos, promovido por el Gobierno de EEUU, es suficiente para que Trump gane el premio. Mediante ese acuerdo, los Emiratos reconocerán al Estado de Israel e iniciarán, por tanto, relaciones diplomáticas. Será el tercer país árabe en tener actualmente relaciones con Israel, tras Egipto (que las acordó en 1979) y Jordania (en 1994).

Es positivo que los países se entiendan y utilicen vías amigables para resolver sus problemas y ello es doblemente cierto en una zona geográfica tan inestable como el Medio Oriente. Sin embargo, el acuerdo busca también frenar la influencia de Irán en la región, en lo que están interesados los tres países involucrados en el acuerdo: los Emiratos, Israel y EEUU. O sea que existen intereses políticos específicos, no solo la búsqueda de relaciones amistosas.

El acuerdo, además, favorece al extremista primer ministro israelí, Benjamin Natanyahu, que ha abandonado ya oficialmente la denominada Solución de los Dos Estados, y con ello niega el derecho de los palestinos de existir como nación soberana.

Que Trump sea postulado es casi una broma de mal gusto, considerando su agresividad, su desprecio por las normas internacionales, su misoginia, su rechazo a los mecanismos pacíficos de resolución de conflictos, etc.

En el pasado ha habido otros ganadores polémicos de ese premio, como por ejemplo el ex Secretario de Estado de  EEUU  Henry Kissinger, que lo obtuvo nada menos que después de favorecer bombardeos a civiles en Camboya y Vietnam y de haber alentado políticas de genocidio contra los bengalíes, según denuncias del propio personal que él tenía a su cargo.

En los últimos años han ganado políticos importantes, pero que tampoco merecían el galardón, como el expresidente de EEUU  Barack Obama  y el exvicepresidente de ese país  Al Gore. También ganó el premio la Unión Europea el año en que se producían deportaciones masivas de inmigrantes. Por supuesto que, en paralelo, muchos hombres y mujeres valiosas también lo han ganado.

Con todo, si los que administran el premio no hacen grandes esfuerzos de relegitimación, éste será cada vez más intrascendente para el mundo.

 

 

 


   

Otras Noticias