Editorial

Violencia electoral entre los partidos

miércoles, 23 de septiembre de 2020 · 00:15


Ha habido ataques a militantes masistas en Cochabamba y Potosí, y simpatizantes de ese partido agredieron a los seguidores de Fernando Camacho en Oruro. Otros conatos de violencia se han registrado en diferentes ciudades del país. Esta es una característica nueva para los bolivianos, que durante años después de la recuperación de la democracia experimentaban procesos electorales pacíficos y seguros. Cualquier partido podía hacer campaña en las principales ciudades del país sin mayores dificultades (aunque el MAS siempre ejerció violencia en ciertas áreas rurales y en el Chapare). Pero durante un largo periodo, miristas, adenistas, movimientistas, masistas, condepistas y los adherentes de todos los otros movimientos políticos podían realizar tareas proselitistas sin mayores dificultades.

Hoy la situación es muy diferente, con las muestras de violencia anunciadas, que han incluido apedreamiento a vehículos y personas que han resultado contusas. 

Este grado de polarización y enfrentamiento surgió con claridad en las semanas previas y siguientes a la caída y posterior fuga de Evo Morales. Primero desde territorio boliviano y luego desde México, donde huyó en primera instancia, el expresidente hizo llamados a sus seguidores para que se enfrentaran con otros bolivianos, en lo que este diario ha llamado una “estrategia cruel” de enfrentar a unos civiles contra otros porque Morales no quería recurrir a la Policía para evitar que se denunciara represión estatal.

Esos hechos generaron un grave antecedente para la política nacional: se dejó que los ciudadanos tomaran en mano propia la decisión de quién puede protestar o quién no. Y de ahí derivó a quién tiene derecho de hacer campaña política. Lamentablemente, el mal ejemplo del masismo fue tomado en el mes de agosto, durante los violentos bloqueos de carreteras, por Luis Fernando Camacho, el líder de Creemos, que alentó a sus seguidores a realizar desbloqueos de carreteras, generándose después heridos y toma de rehenes. Es que la violencia sólo genera más violencia.

Es tiempo de que los líderes políticos del país muestren más responsabilidad en sus acciones. En primer lugar, tienen que llamar a la calma a sus seguidores, no lo contrario. Y la Policía debe ser convocada a actuar con mayor firmeza para evitar estas muestras de violencia. 

Lo peor que le puede suceder al país es que se sigan alentando las diferencias, por ejemplo entre collas y cambas, entre zonas urbanas y rurales o entre militantes de diferentes partidos. Y justamente eso es lo que está ocurriendo, no sólo en las calles, también en las redes sociales, por donde circula mucho odio, regionalismo y racismo.

 

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

Otras Noticias