Editorial

Irresponsables anuncios de fraude

sábado, 26 de septiembre de 2020 · 00:15

Diferentes grupos que pugnan en las elecciones han desarrollado desde hace meses una estrategia para deslegitimar el trabajo del organismo electoral boliviano. Primero fueron las autoridades de gobierno y los líderes de Creemos que se lanzaron en una incomprensible e irresponsable campaña contra el TSE y su presidente, Salvador Romero, tratando de hacerlo ver como una persona débil y cercana al MAS.

Como se sabe, durante semanas insistieron en esa estrategia, debido a que su deseo de que fueran pospuestos los comicios era ya indisimulado. Con el pretexto de que debía construirse desde cero un nuevo padrón electoral y otras falsedades, como que el voto rural es equivalente a tres veces al de las zonas urbanas, tanto los representantes de Creemos y de la ahora extinta alianza Juntos  intentaron socavar la credibilidad del Órgano Electoral. Se sabe que los políticos están dispuestos a todo con tal de promover sus intereses y, en el caso que se menciona, al punto incluso de intentar descarrilar el proceso electoral.

Ahora se ha sumado el MAS a esa estrategia. Su candidato presidencial, Luis Arce, y la vocera del partido, Marianela Paco, entre otros dirigentes masistas, han empezado a repetir que su partido ganará en primera vuelta y que si no lo hacen se deberá al “fraude” que estaría montando el TSE, al que identificaron con “fuerzas del oficialismo” y que tiene una supuesta relación política con Comunidad Ciudadana. Es el argumento contrario al de sus adversarios.

Esta es una apuesta imprudente y de malos perdedores, de quienes le echan la culpa al árbitro cuando no están seguros de ganar en cancha. La irresponsabilidad de Juntos y Creemos ha pasado al MAS y desde los dos extremos del escenario político se intenta debilitar el trabajo del TSE y, sobre todo, restarle legitimidad al futuro gobierno que surja de las urnas.

Esto es extremadamente grave. Entre todas las muy debilitadas instituciones bolivianas, la que destaca por su independencia y seriedad es el TSE, conformado por siete vocales por lo general independientes y capaces. Que los líderes políticos intenten demoler su credibilidad solo demuestra su irresponsabilidad y chatura de miras: si no hay una salida electoral a la situación actual, el país podría ingresar en una espiral de confrontación social de imprevisibles consecuencias. ¡Y a eso juegan estos mal llamados “líderes”!

Lo que debemos hacer es convocar a la cordura y que los actores en juego se comprometan a respetar el resultado de los comicios, sea cual sea, ya que esa es la democracia: aceptar las reglas de juego cuando se gana o cuando se pierde.
 

 

 

 

 


   

32
1

Otras Noticias