Editorial

La larga espera del tren metropolitano

lunes, 28 de septiembre de 2020 · 00:15

Algunas de las ampulosas ideas del gobierno anterior son un lastre para la actual gestión y seguro que lo serán para la próxima. Uno de esos ejemplos es el del “tren metropolitano”, ofrecido por el expresidente Evo Morales para que se construya en Cochabamba. Lo hizo, como solía hacer, sin consultar sobre problemas medioambientales, ni realizó adecuados estudios de prefactibilidad que demuestren que esa inversión, de 470 millones de dólares, sería realmente útil.

Algunos grupos de especialistas cochabambinos han señalado que con esos enormes recursos se podrían haber hecho reformas urbanas importantes en la ciudad, que ayudarían a una mejora integral de la misma, incluyendo el transporte.

Por otro lado, la monumental obra ha generado un amplio y ya largo debate en Cochabamba sobre su verdadera utilidad y sobre la pertinencia de la tecnología anunciada para este proyecto. Como suele suceder en el país, las megaobras -especialmente las que impulsara el régimen anterior- causan sospechas sobre si el costo anunciado corresponde a la mejor opción posible, si existirían sobreprecios, o si se trató de una decisión electoralista.

Muchos analistas cochabambinos sostuvieron, por ejemplo, que en cuanto a la tecnología constructiva, éste era un proyecto simple, con componentes convencionales y elementos muy conocidos; que no hay tecnología ni componentes novedosos. Por otro lado, se mencionó que la velocidad que adquiriría el tren sería más la de un tranvía y estaría alrededor de los 40 kilómetros por hora, lo que sería menor que un trufi normal. Este aspecto, cruzado con el precio del pasaje -que sería superior a los minibuses-, resultaría en un servicio poco competitivo para el pasajero. También se criticaron las rutas previstas  como insuficientes y se cuestionó si el transporte de la ciudad se vería realmente aliviado.

No obstante, la expectativa en Cochabamba es grande por la inauguración del tren metropolitano y se lamentó que éste haya sufrido interrupciones y demoras con el cambio del gobierno. Sin embargo, la actual administración se comprometió a darle continuidad y recientemente, en ocasión de la efeméride, se autorizó el pago de 73 millones de bolivianos para que sean liberados 12 vagones que estaban retenidos en Iquique. 

Según detalló el ministro de Obras Públicas, Iván Arias,  la línea roja y verde tienen más del 70% de avance y la línea amarilla es la que presenta mayor retraso, pero ya se ha comprometido a empujar su conclusión. Es de esperar que esta monumental obra se concluya con éxito y que dicho servicio transforme, integre y mejore la vida de los cochabambinos.
 

 

 

 

 


   

18
6

Otras Noticias