Editorial

Pandemia y problemas de educación

lunes, 18 de enero de 2021 · 05:15

El gobierno no ha hecho nada para posibilitar que el año escolar se desarrolle  de manera más o menos satisfactoria. Únicamente ha emitido una resolución en la que prácticamente se desentiende del problema y deja que las direcciones distritales decidan qué modalidad utilizarán para retornar a clases. Y en el marco general establece las modalidades presencial para paralelos de menos de 20 estudiantes, semipresencial para cursos de más de 20 alumnos y clases a distancia en caso de que la autoridad local considere que la pandemia impedirá ir a clases.

No hay planes que se conozcan para adaptar a plataformas digitales la actual  currícula escolar que se enseña en las aulas. Ni se conoce de ningún plan concreto y realista de que los estudiantes puedan aprender mediante otras herramientas, por ejemplo, educación a distancia mediante Tv o radio. Nada de eso es realista.

El año escolar de 2020 fue anulado ante la incapacidad de las autoridades y las limitaciones del país. Bolivia fue una de las pocas naciones en el mundo que tomó una decisión tan extrema. En muchos países se suspendieron las clases presenciales, pero cancelar la gestión y hacer que todos fueran promovidos al curso inmediato superior  se hizo en muy pocas partes.

Un puñado de niños y jóvenes que tienen acceso a wifi permanente en sus casas pudo concluir sus estudios porque seguramente tenían la fortuna de estar inscritos en colegios que permitían esa educación. No deben ser más del 10% de la población. El resto hizo lo que pudo, tratando de usar sus propios “megas” para leer sus lecciones y luego mandar fotos de las tareas a los atribulados maestros, que usando también sus propios recursos trataban, en su celular, de corregirlas.

Cuán atribuladas estarán las autoridades del Ministerio de Educación que, ante las preguntas  de los periodistas sobre los planes para el año escolar que se acerca, decidieron optar por no hacer más declaraciones. Es la estrategia del avestruz, meter la cabeza ante los problemas.

Y, en pleno pico de la segunda ola de coronavirus, al gobierno no se le ocurre mejor idea que dejar abierta la puerta para las clases presenciales o semipresenciales, como si eso fuera realista sin disparar, más de lo que ya están, los casos de Covid-19. Por otro lado, la tercera modalidad, que es la educación a distancia, merece, como decíamos, una estrategia y recursos concretos, que no está siendo cubiertos por el Gobierno. 

De esta forma, es probable que una gran mayoría no tenga acceso a la educación también este año. Es de esperar que la situación de salud mejore hacia mediados de año para que los escolares vuelvan a las aulas.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

31

Otras Noticias