Editorial

Elecciones sin actos de campaña

sábado, 23 de enero de 2021 · 05:15

Mucho se ha discutido sobre la posibilidad de que los comicios subnacionales previstos para el 7 de marzo próximo puedan ser postergados considerando la creciente oleada de nuevos casos de coronavirus, que ha superado a la primera y que tuvo su peor fase en el mes de julio pasado. Existen posiciones a favor y en contra de la suspensión, por lo que no existe consenso de qué es lo que se debe hacer. Algunos candidatos han señalado que las elecciones deben atrasarse, lo mismo que algunos colegios médicos y otros especialistas. Otras voces han señalado que la organización de las elecciones en octubre pasado no aumentó el número de casos de contagios y que otras actividades, como acudir al mercado o hacer filas en los bancos genera más riesgo que ir a votar.

Las elecciones se realizan por un propósito importante, no un capricho. Que las autoridades, ya sea nacionales o subnacionales, se renueven cada cierto tiempo es parte de uno de los aspectos más importantes de la democracia, la alternancia en el poder. Obviamente siempre podrá haber flexibilidad, pero mantener a personas en sus cargos casi de manera indefinida no es algo positivo. Los actuales alcaldes y gobernadores debían haber concluido sus gestiones en mayo pasado, y ocho meses después siguen ejerciendo sus funciones. Si las elecciones se realizan en marzo, como está previsto, las nuevas autoridades serían posesionadas en mayo próximo, es decir exactamente un año después de lo originalmente previsto. En vez de durar cinco años en sus cargos, como dice la CPE, habrán estado seis, un 20% más. Si los comicios se posponen, obviamente más larga será esta extensión.

Todo ello no quiere decir que no se deba proteger la salud de las personas. Si hubiera que elegir entre la salud pública y la fecha de los comicios, probablemente habría que optar por la primera. Pero tal vez se puedan armonizar ambas cosas. Una de las opciones es que el organismo electoral prohíba la realización de campañas y movilizaciones. Los candidatos podrían usar los medios de comunicación y las redes sociales para llevar su menaje a la población, más o menos como ocurrió en gran parte de la campaña presidencial del año pasado. Esta es, evidentemente, una limitación a los derechos de las personas de participar en actividades políticas, pero deben entenderse  en el marco del cuidado de la salud.

Aquello debería complementarse con  las medidas de seguridad sanitaria ya vigentes durante el día de los comicios presidenciales de octubre pasado. Esta solución podría, de alguna manera, prevenir el aumento de la expansión del coronavirus, y por otra, ayudaría a renovar a las miles de autoridades y legisladores subnacionales.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

9
1

Otras Noticias