Editorial

Las divisiones del MAS

miércoles, 6 de enero de 2021 · 00:15

Desde el famoso silletazo que le llegó al expresidente y jefe del MAS, Evo Morales, las cosas no le han ido muy bien que se diga al viejo caudillo. La agresividad de los militantes de ese partido contra la figura del exmandatario es totalmente inesperada. En Betanzos, Norte de Potosí, en El Alto, en municipios cruceños, en Lauca Ñ, en varias localidades la designación de candidatos ha terminado en insultos a Morales y en demandas de que se acabe “el dedazo” y se acepten las decisiones de cada localidad.

La última de estas situaciones ocurrió en Potosí, donde campesinos del norte de ese departamento gritaban “otro partido, otro partido” y lanzaban insultos a Morales porque su candidato no había sido aceptado por el jefe del MAS.

El evento más serio, sin embargo, se produjo en El Alto, un importante bastión masista. Allí, parte de las bases de ese partido apoyan a Eva Copa, la expresidenta del Senado, una mujer que nunca aceptó estar bajo la férula de Morales. Su carácter independiente, sin embargo, le pasó factura y Morales eligió a otro candidato, Zacarías Maquera. Jamás Morales iba a promover a una “librepensadora” como Copa, una dirigente contestataria que defendió al MAS en su momento más difícil, pero nunca mostró temor ante las rabietas del jefe. Al final Copa participará como candidata de otro partido  y podría así evitar que el MAS tome la importante Alcaldía alteña.

Lo que ocurrió en El Alto es la primera división relevante del partido más sólido de estos tiempos. Pero no fue la única ruptura. Ocurrieron otras en Pando y Potosí, donde los candidatos elegidos por las bases inscribieron sus postulaciones por otros partidos, en rechazo a las decisiones unilaterales de Morales.

En el caso de la Gobernación de Pando, el candidato elegido por Morales y por la dirigencia es Miguel Chiquitín Becerra, por lo que el otro precandidato, Regis Richter, abandonó al MAS y se inscribió como postulante del MTS.

En el caso de Potosí, después del bullado enfrentamiento de Betanzos, el MAS también terminó fracturado. Una parte del partido rechazó al candidato Jhonny Mamani, designado por Morales, y apoyó a Edilberto Chambi, que se inscribió como candidato por la agrupación Alianza Social.

La designación por parte de Morales de Pedro García como candidato a la Gobernación de Santa Cruz también causó rechazo. No se entiende cómo es que García, cuyas ideas no tienen nada que ver con las del MAS, llegó a ser designado por Morales. Tampoco se comprende cómo es que su pasado como un hombre violento con sus exparejas no hizo que fuera vetado por alguna instancia del MAS. Esto sin mencionar que el elegido inicialmente por Morales, el exministro Carlos Romero (tradicional hombre fuerte del MAS en Santa Cruz), fue de entrada vetado por las bases masistas. Las organizaciones que conforman ese partido en Santa Cruz  finalmente le doblaron el brazo al expresidente y al final impusieron a Mario Cronenbold como candidato. Tampoco es muy limpio ese postulante, sin embargo, ya que sobre él pesaban acusaciones de narcotráfico e incluso estuvo en prisión.

En Santa Cruz la rebelión del MAS tuvo otras aristas. El denominado Bloque Oriente se pronunció en contra de las candidaturas a concejales en Santa Cruz, en rechazo a varios postulantes. Los dirigentes amenazaron con no hacer campaña por la Alcaldía de Santa Cruz si no se reforman las listas en breve.

Siendo presidente, Morales tenía los mecanismos para sacarle partido a su estilo autoritario y verticalista. Ahora que no tiene esa cobertura, los hechos han demostrado que su liderazgo no es de consenso.

Tal vez sea hora de que el MAS se institucionalice, que haga primarias para elegir a sus candidatos y que se avenga a la verdadera democracia interna, lo que implicaría que Evo Morales deje de controlar el partido como si de un feudo se tratara, porque entonces verá al instrumento convertido en una serie de instrumentos, de diversos colores, tamaños y formas.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

88
1

Otras Noticias