Editorial

Tercera dosis sin cubrir ni la primera

miércoles, 20 de octubre de 2021 · 05:15

Es una buena noticia que haya vacunas contra el coronavirus para todos y que el Gobierno haya anunciado, además, la aplicación de una tercera dosis para quienes han cubierto la primera y la segunda. La mala noticia es que existe un importante porcentaje de la población que no quiere vacunarse y por eso, un lote de 700 mil vacunas de AstraZeneca está a punto de caducar, por lo que no quedó otro camino que abrir la opción del refuerzo para todos los que cumplen los requisitos.

Según datos oficiales, el 61,7% de la población mayor de 18 años se hizo colocar la primera dosis de la vacuna hasta el 18 de octubre, mientras que el 50,7% había completado su esquema con la segunda dosis, hasta la misma fecha. Se conoce que la inmunidad de rebaño se consigue cuando al menos el 70% de la población está vacunada contra el coronavirus, lo que significa que la meta aún no está cumplida y que falta el tramo más difícil, que incluye a aquellos reacios a la inoculación.

Entre tanto, el Gobierno tomó tres decisiones para aplicar las vacunas AstraZeneca que llegaron al país mediante el mecanismo Covax y que, de no ser utilizadas, vencerán a fin de mes. Por un lado, dispuso la vacunación de los jóvenes comprendidos entre los 16 y 17 años, luego decidió inocular con la tercera dosis a los mayores de 60 años y a los ciudadanos con enfermedades de base, pero en poco menos de una semana, sólo 27.000  personas habían concurrido en busca del refuerzo, por lo que este lunes decidió ampliar la tercera dosis a los mayores de 18 que hubieran recibido la primera y segunda dosis hasta el 18 de agosto. Un total de 2,2 millones de personas están habilitadas para el refuerzo.

El Gobierno ha hecho bien en garantizar las vacunas requeridas para toda la población vacunable del país; sin embargo, está claro que no ha acompañado esa gestión con una eficaz campaña de información para evitar que los grupos antivacunas ganen terreno. Por otro lado, ésta también es una responsabilidad que recae en los gobiernos regionales, los que no están pudiendo cumplir con sus metas de inmunización.

Es muy lamentable que los grupos antivacunas estén a punto de hacer fracasar el objetivo de conseguir la inmunidad de rebaño y que lo hagan de manera impune sin recibir, ni siquiera, una amonestación de parte de las autoridades.

Por otro lado, mientras el sector privado ha lanzado incentivos, pocas son las entidades estatales que han seguido esos pasos. En El Alto, la alcaldesa Eva Copa ofrece alimentos a quienes se vacunen, pero ni así está logrando el éxito esperado.

Quizá sea el momento de que el Gobierno nacional y gobiernos regionales unan sus esfuerzos para impulsar el último tramo de la inmunización. Recurrir a la tercera dosis antes de haber logrado el objetivo principal es una noticia agridulce.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias