Editorial

Premio al periodismo independiente

sábado, 9 de octubre de 2021 · 05:15

¿Puede el periodismo aportar a la paz mundial? Maria Ressa, filipina de 58 años, sostiene que “Un mundo sin hechos significa un mundo sin verdad ni confianza”. En otras palabras, lo que hace Ressa es informar, contar los hechos, lo que sucede y con ello da batalla al poder, a los abusos, a los autoritarismos, a los excesos en defensa de los derechos humanos y de las personas.

Dmitry Muratov, ruso de 61 años, es cofundador de Novaya Gazeta, un medio “prodemocracia” en la Rusia poscomunismo. “No puedo atribuirme el mérito. Es de los que murieron defendiendo el derecho de la gente a la libertad de expresión”, dijo el galardonado, enumerando los nombres de los seis periodistas asesinados, entre ellos Anna Politkovskaya (asesinada hace exactamente 15 años), que trabajaron en su medio.

¿Qué tienen en común ambos periodistas, qué amerita que el Nobel los haya elegido para darles -por primera vez desde 1935- este premio?

“Por sus esfuerzos en proteger la libertad de expresión, que es un prerrequisito para la democracia y la paz duradera”, sostuvo el comité sueco al anunciar su decisión. Quedaron en el camino la joven ambientalista Greta Thunberg, el encarcelado disidente ruso Alexei Navalni y la líder de la oposición en Bielorrusia Svetlana Tikhanovskaya, aspirantes a este reconocimiento.

“Ressa y Muratov representan a todos los periodistas que se pronuncian por este ideal en un mundo en el que la democracia y la libertad de prensa enfrentan crecientes condiciones adversas”, añade el comunicado del Nobel.

Ambos tienen en común la batalla que le han dado al poder. Así de simple. Ambos, desde sus contextos, optaron por interpelar, denunciar y no rendirse a las presiones, principalmente políticas, que quisieron acallarlos.

Ressa fue detenida por sus reclamos a los abusos de Rodrigo Duterte, presidente filipino conocido  popularmente como “El Castigador” por su política de tolerancia cero con la delincuencia, que avalaba las ejecuciones extrajudiciales a delincuentes, narcotraficantes y consumidores de droga. Muratov ha sido incansable en el relato de los hechos de corrupción, violación de los derechos humanos y escrutinio a los años de poder de Vladimir Putin.

Ressa fue periodista de investigación, corresponsal de CNN por dos décadas y creadora de un medio independiente en Filipinas, donde se dedicó a hacer seguimiento a los gobiernos de su país.

Muratov, por su parte, “ayudó a crear el único periódico verdaderamente crítico con influencia nacional en Rusia”, según el Comité para la Protección de los Periodistas. El medio que ha dirigido por muchos años, ha influido en arrojar luz sobre las turbulentas situaciones en Chechenia y el norte del Cáucaso en general.

Es verdaderamente significativo que  en estos tiempos de avalancha de desinformación y posverdad  se haya decidido premiar a la prensa independiente. Precisamente en estos tiempos en que el periodismo se encuentra amenazado ya no solamente por las típicas pulsetas con los poderes de turno, sino por las corrientes de las teorías conspirativas, de la manipulación, la polarización extrema y la desinformación, esta decisión entraña un mensaje muy poderoso. Es una decisión que prioriza el escenario de la información incluso por encima de otras urgencias mundiales como el medioambiente.

Pero, una vez más, ¿puede el periodismo contribuir a la paz?  La respuesta parece salir por los fueros de lo básico: la reportería, el relato riguroso de los hechos, la insistencia en observar para contar, que es lo que resalta el trabajo de Ressa y Muratov.

Un periodismo que defiende los valores de la democracia y los derechos humanos a través de los hechos es una apuesta por la paz más que cualquier otro activismo; y ese periodismo sólo puede ser crítico con los poderes, solo puede contraponerse a éste para ubicarse del lado del ciudadano, del servicio público; pero también, tiene el desafío de tender puentes, de impulsar el diálogo y reflejar las vivencias del ciudadano común.

La apuesta del Nobel este año es, en resumen, una reafirmación de las premisas básicas del periodismo y eso sólo puede agradecerse.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias