Editorial

Los embajadores de la marcha

lunes, 29 de noviembre de 2021 · 05:15

Sergio Ariel Basteiro, sindicalista, político, socialista, kirchnerista y actual embajador de Argentina en Bolivia, causó polémica la anterior semana por haber usado su cargo diplomático para anunciar el respaldo del pueblo argentino a la marcha partidaria que realiza el expresidente Evo Morales en apoyo al gobierno de Luis Arce.

Apenas desató la polémica por su discurso político alentando a los bolivianos a “ganar la calle” para defender al gobierno del MAS, otro embajador se sumó a la marcha masista con igual discurso de intromisión en asuntos internos de Bolivia, algo que en otros países ya habría merecido, al menos, una llamada de atención.

“El presidente Arce no está solo, por eso esta marcha en la que estamos caminando junto a ustedes”, afirmó el embajador de Nicaragua, Elías Chévez, mientras marchaba al lado del expresidente Morales, de quien además destacó su unión “de sangre” con Daniel Ortega.

Chévez se anticipó a la crítica y aseguró que éste no era un acto de injerencia, ya que había de por medio una lucha histórica coincidente entre Bolivia y Nicaragua por la soberanía y dignidad de sus pueblos.

El discurso aguanta todo, pero no alcanza para ocultar lo evidente. Lo cierto es que ambos diplomáticos pasaron por alto lo que dispone la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, pero además comprometieron a sus pueblos con el respaldo a un partido político boliviano que en el país sólo representa al 55% de sus habitantes.

El artículo 41 de la Convención establece que los embajadores “están obligados a no inmiscuirse en los asuntos internos” del Estado donde cumplen sus funciones y tanto Basteiro como Chévez lo hicieron. Participan en una marcha partidaria que busca afianzar al MAS en un momento de evidente desgaste.

Pero, además, se suman a la peligrosa estrategia de medir fuerzas en las calles, algo que ya ha costado en el país muchas vidas, no sólo en 2019, sino también en el reciente paro en demanda de la abrogación de la Ley 1386.

Por si fuera poco, y así lo han hecho notar políticos de la oposición en Argentina, Basteiro olvidó que en el cargo representa a todo su país y no sólo al 48% que respaldó a su gobierno en 2019 y que tal vez sí podría estar también de acuerdo en marchar a favor del MAS.

Tal como se encuentra el servicio exterior, que tiene que esperar una declaratoria de persona no grata para retirar a un embajador que ofendió al país donde fue enviado, es un hecho que no se hará nada contra estos “diplomáticos”. Es más, es muy probable que este lunes ingresen junto a la marcha del MAS que llegará a La Paz, lo que confirmaría que la injerencia es permitida, e incluso aplaudida, siempre que venga de aliados políticos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias