Editorial

Las verdaderas agendas de Arce y Camacho

miércoles, 15 de diciembre de 2021 · 05:15

Ni al presidente Luis Arce ni al gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, les interesa trabajar juntos por el bien de los bolivianos. Ayer, ambos debieron estar presentes en la reunión del Consejo Nacional de Autonomías, pero decidieron no asistir a la cita. Entre las dos ausencias, la de Arce es más cuestionable porque era el anfitrión del encuentro, que quedó a cargo del vicepresidente David Choquehuanca.

Tanto Arce como Camacho, que representan las antípodas de la confrontación política del país, decidieron priorizar sus agendas políticas, tal es así que el Presidente prefirió viajar a Cuba a una reunión de la ALBA y el gobernador se marchó a Potosí, para participar de las acciones cívicas en defensa de Marco Antonio Pumari, el exdirigente de Comcipo que fue detenido la pasada semana acusado de la quema del Tribunal Electoral Departamental de Potosí, después de las elecciones de 2019.

La Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) es un mecanismo de integración política entre los países que propugnan el socialismo del siglo XXI y que actualmente está integrado por gobiernos que vulneran los derechos humanos y no permiten la disidencia, como el de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Ese mecanismo estuvo de aniversario y por eso Arce viajó a Cuba, pero no lo hizo con las manos vacías, sino que llevó alimentos comprados con los impuestos de todos los bolivianos para ayudar a la isla.

Como se puede ver, Arce prefiere la agenda geopolítica de sus aliados, en vez de la coordinación con las regiones, que tanto reclaman atención gubernamental ante la caída de sus ingresos presupuestarios.

Y Luis Fernando Camacho actúa igual que Arce. Aduciendo falta de garantías para visitar La Paz, emprendió viaje a Potosí, aunque no pudo llegar por los bloqueos campesinos que los grupos afines al MAS instalaron en la carretera entre Sucre y Potosí. Tampoco pudo arribar a la protesta potosina  el expresidente Carlos Mesa. El bloqueo, dicho sea de paso, muestra el grado de autoritarismo del MAS, que es capaz de cortar el tránsito en una carretera vital para dos departamentos solo por echar a perder los planes de dos opositores.

La reunión de gobernadores, en ausencia de Arce y de Camacho, prácticamente se convirtió en una caja de resonancia del Gobierno y no abordó los temas centrales de las regiones. En otras palabras, se echó a perder una valiosa oportunidad de diálogo, mientas los dos hombres más radicales del espectro agitaban las aguas de la política nacional e internacional.

Actitudes como las de Arce y Camacho son las que profundizan la confrontación del país y le impiden avanzar en la senda del diálogo para el bien de todos los bolivianos en su conjunto.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias