Editorial

Regalos con dinero público a grupos privados

viernes, 26 de febrero de 2021 · 05:15

Una demostración de que se mantienen ahora las mismas actitudes criticadas que las registradas en el gobierno de Evo Morales es la manera cómo el presidente Luis Arce hace uso de los recursos públicos.

Nadie sabe cómo ni bajo qué partida del Presupuesto General del Estado, el presidente Luis Arce regala vehículos, sedes y otros bienes a dirigentes sociales, para congraciarse con los movimientos y sindicatos que éstos representan. El supuesto conocedor al dedillo de la legislación financiera boliviana actúa como un demagogo, y usando los recursos de los bolivianos, hace esos obsequios a dirigentes que han perdido toda autonomía mediante la prebenda.

En los últimos 100 días, al menos en cinco oportunidades Arce ha entregado vehículos, equipos y edificaciones a organizaciones sociales. Entregó por ejemplo la Casa Social del Maestro Rural en Villamontes, Tarija, que tuvo un costo de dos millones de bolivianos.

Arce también entregó una sede a la Federación de Cooperativas Mineras (Fedecomin) de Cochabamba, esta vez un edificio de cinco plantas, y a un costo de 4,9 millones de bolivianos. Poco después, el primer mandatario entregó cinco vehículos decomisados al narcotráfico a la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales de Bolivia (Cscib).

Días después, en Achacachi, el presidente Arce obsequió dos vehículos a los Ponchos Rojos de la provincia Omasuyos. Finalmente, entregó equipamiento tecnológico a la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa. En varios de los discursos, y mostrando escasa creatividad, Arce dijo que “no he querido venir con las manos vacías”. Es cierto, llegó con las manos llenas a hacer regalos a privados con dinero público. Si hubiera un sistema judicial independiente, estos actos serían sancionados.

Antes de ser presidente, Luis Arce cometió las mismas faltas, según denunció el entonces director del Fondo de Desarrollo Indígena, Rafael Quispe. Dijo que siendo ministro de Economía, Arce autorizó la compra de cinco vehículos para entregárselos a dirigentes campesinos, usando dinero del ex Fondo Indígena.

El MAS siempre ha negado que existan “gastos reservados” como se denominaban durante los gobiernos anteriores a su gestión. En realidad, no los necesita. Ese partido usa los recursos estatales para fines irregulares sin  ruborizarse.

En algún momento, estos abusos políticos deben dejar de ser naturalizados. Poner la atención sobre ellos genera molestia y reclamos de las autoridades, pero no podemos cansarnos de señalarlo, a la espera de que esta molestia se convierta en vergüenza y en una transparente rendición de cuentas.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

65
22

Otras Noticias