Editorial

La hipocresía de las autoridades de Uyuni

lunes, 1 de marzo de 2021 · 05:15

Como suele suceder de cuando en cuando, surgió hace unos días una polémica insustancial, pero no por ello de escaso interés de la ciudadanía. Una aspirante a cantante profesional, Frances Peláez, difundió un video en el que de forma prepotente criticó a la población de Uyuni, ubicada en el departamento de Potosí. Un mensaje desagradable, pero nada extraño en una sociedad en la que debe imperar la libertad de expresión. La declaración de Peláez debería haber pasado, por su frivolidad y futilidad, totalmente desapercibida. La mujer no se refiere en términos críticos a los hermosos paisajes alrededor de esa localidad, por ejemplo el salar y las lagunas de colores del altiplano sur-potosino (lo que sí hubiera podido generar polémica), sino al aspecto de la ciudad. 

Lo que sí es sustancial, y que vale la pena comentar aquí, es el escándalo generado por las autoridades municipales de Uyuni. Como si no tuvieran nada mejor que hacer, anunciaron procesos penales contra Peláez, acción a la que se sumó la junta de vecinos de esa población. No se han enterado que  en Bolivia  rige la Constitución y que, por lo tanto, cualquier persona puede criticar lo que considere pertinente. 

Más sustancial todavía es otro hecho chocante y terrible sucedido en las mismas fechas de la inocua declaración de Peláez: una adolescente de 14 años fue presuntamente víctima de una violación grupal. Habiendo sido inducida a beber en exceso, un grupo de muchachos de entre 15 y 19 años la ultrajaron sexualmente, según la declaración de los padres de la menor.

Obviamente que ese hecho, de extrema gravedad, no fue mencionado por los locuaces concejales municipales ni por los representantes de la Fejuve de Uyuni. Su mentalidad no les hace ver que una violación grupal es un hecho atroz, que puede acabar con la vida de una joven mujer. Las declaraciones destempladas de una turista que criticó el pueblo, eso sí es algo importante para ellos. Son los valores invertidos.

Afortunadamente, la Policía accedió al pedido de los padres de que se investigue el caso. Los efectivos policiales arrestaron a los jóvenes y se seguirá contra ellos una investigación (y ojalá fueran sometidos a tratamiento psicológico, que es lo que más necesitan).

Esta mentalidad es muy común en el país, diversas localidades suelen hacer aspavientos cuando son criticadas por periodistas o turistas. Está bien defender el terruño propio, pero ello debe ser realizado entendiendo que la libertad de expresión permite esas  manifestaciones y que las autoridades locales deben enfocarse en los problemas más importantes para el desarrollo de sus respectivas localidades.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

109
7

Otras Noticias