Editorial

El “huracán” Bukele en El Salvador

lunes, 8 de marzo de 2021 · 05:15

Otro país pequeño y pobre, otra victoria contundente, otra reelección, otro partido azul. Ahí terminan los paralelos entre nuestro país y la reciente victoria electoral de Nayib Bukele, el actual Presidente de El Salvador, reelegido con el control absoluto de la Cámara de su país. 

Con esta victoria aplastante del partido Nuevas Ideas de Bukele, inédita en este país centroamericano, los analistas afirman que se confirma el hundimiento de los partidos tradicionales, la izquierda del Frente Farabundo Martí (FMLN) y la derecha de la Alianza Nacional Republicana (Arena) que habrían sido borrados del mapa, según el análisis.

Recordemos que después de 12 años de guerra civil, El Salvador volvió a la democracia en 1992, y desde entonces la política nacional había sido controlada por esos dos partidos, que se alternaban en el poder, sin haber respondido a las necesidades y expectativas de una población que vive en uno de los países más desiguales de la región, donde la corrupción es un mal de Estado. Salvo el último, los tres anteriores presidentes fueron encarcelados o han huido acusados por malos manejos.

Según un analista, “Nayib Bukele ha construido un modelo político que carece de manual previo. Un movimiento asexuado y desprovisto de ideología. Un fenómeno que le habla a los jóvenes e ignora los conceptos de izquierda y derecha porque prefiere hablar de “eficacia”. Apoyado en las redes sociales, los términos milenial o cool se han quedado insuficientes para explicar un fenómeno político y social que incluye nepotismo, pero también esperanza e ilusión”.

Para su toma de poder el 1 de junio de 2019, Bukele pidió hacer el acto junto a sus electores una céntrica plaza, rompiendo la tradición de realizar la ceremonia en recintos cerrados. Es activo en las redes y elige un estilo informal: rara vez usa corbata y viste jeans, calcetines de colores vivos, chamarra de cuero y gorra.

Pero no todo es color de rosa. La opacidad en el gasto público es uno de los principales reclamos ante el temor a un gasto descontrolado en la pandemia. El gobierno de Bukele se ha negado a ofrecer cuentas. El otro problema que deberá enfrentar el nuevo gobierno de Bukele es la relación con EEUU, de donde viene la principal fuentes de ingresos del país, las remesas de los emigrantes. La administración Biden ha hecho gestos de no estar a gusto con el joven presidente. 

No es la primera vez que un partido nuevo sube al poder ofreciendo romper con el pasado y despertando ilusiones de una población sufrida, para después incurrir en los mismos vicios de todos los anteriores. Esperemos por esa población que esta vez El Salvador encuentre el camino de la prosperidad en democracia.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

43
4

Otras Noticias