Editorial

Negociación salarial unilateral

domingo, 25 de abril de 2021 · 05:15

Falta menos de una semana para el 1 mayo, una fecha que en Bolivia solía ser muy esperada porque se anunciaba el aumento salarial para los trabajadores. Para esta gestión la Central Obrera Boliviana (COB) ha demandado 5% de incremento al básico y al mínimo, como quien pretende ignorar que en este país y en el mundo entero estamos viviendo una profunda crisis económica producto de la pandemia de Covid-19.

Ante una demanda de esta naturaleza, lo lógico sería que los empresarios sean convocados a la negociación, pero, de manera excluyente y discriminatoria el gobierno solo se reúne con la COB. Si bien el Estado es un importante empleador, son los privados quienes cargan la responsabilidad del empleo mayoritario en el país y son ellos los que deben decir si pueden o no pagar un incremento salarial.

En los últimos días, en una actitud desesperada y que muestra el grado de indefensión en el que se encuentra el sector, los empresarios han salido a explicar públicamente que un incremento salarial en plena crisis implicará más desempleo y cierre de empresas. Pero, el gobierno lejos de escuchar este clamor, ha seguido dando señales contrarias a la reactivación económica que tanto necesita el país, como la limitación en la exportación de carne.

No hay que olvidar que el año pasado, en vez de crecer el PIB marcó una caída del -8%, un porcentaje peor que el de 1982 (-6,5%) y muy parecido al de 1954 (-9,5%). El sector industrial es el que sufrió el peor desplome con el -11%. La inflación, en cambio, fue de solo 0,67%, lo que muestra un congelamiento de precios, por lo que no existe parámetro para disponer un incremento salarial.

La situación es tan alarmante que la Cámara de Industria de La Paz informa que 400 mil fuentes de trabajo se perdieron por la pandemia en Bolivia y que durante 2020 se cerraron 15 empresas por día.

Los empresarios, además, hacen notar que hasta ahora el gobierno de Luis Arce no se ha ocupado de adoptar medidas suficientes para la reactivación económica.

El Banco Central de Bolivia y organismos internacionales han previsto una recuperación de la economía para este año y prevén un crecimiento económico que podría estar entre el 4% y 5%, lo que habla de un efecto rebote de la crisis. Sin embargo, estas proyecciones podrían tropezar con un irracional aumento salarial.

Si bien es cierto que la crisis nos ha golpeado a todos y que un aumento salarial vendría muy bien a la depauperada economía de los trabajadores, también es cierto que en esta situación sería como dispararse en el pie porque el aumento de hoy puede ser el desempleo de mañana.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

18
2

Otras Noticias