Editorial

El impuesto a servicios digitales

jueves, 29 de abril de 2021 · 05:15

La crisis de recursos es evidente, y una de las medidas que el Gobierno plantea es la impositiva. Empezó con el impuesto a las grandes fortunas  y ahora se ha presentado un proyecto de ley para incluir a las plataformas digitales que ofrecen sus servicios en Bolivia en el cobro del Impuesto al Valor Agregado (IVA). Estamos hablando de servicios tales como Spotify, Netflix, Amazon, YouTube y otros.

El anteproyecto fue enviado al Legislativo nacional para modificar la ley que creó el IVA y ampliar su alcance a estos servicios digitales. Lo que busca la medida, según las autoridades, es que las compañías que ofertan sus servicios desde el exterior, tributen como lo hacen las nacionales. Según el Ministro de Economía y Finanzas, este nuevo impuesto podría representar   un ingreso de 100 millones de bolivianos.

Sin embargo, aunque el Gobierno insiste en que serán estas empresas las que tendrán que tributar, lo que los expertos señalan es que este gravamen será pagado por el usuario. A la pregunta  ¿cómo se plantea realizar la recaudación?, el Ministro de Economía explicó que las empresas con estos servicios deberán establecer subsidiarias en el país. “Vamos a hablar con las empresas. Las vamos a contactar. Ya tenemos algunos elementos de contactos  y así sucedió en otros países;  las contactaron y estas empresas tuvieron que abrir subsidiarias en esos países. Han abierto nominaciones  de sus empresas y han tributado a los fiscos de cada país”, contó.  

Con todo, lo cuestionable de la medida es que sea el usuario el que se vea perjudicado pagando un impuesto adicional. Aunque el Gobierno no ha aclarado exactamente cómo se haría el pago, es probable que éste se realice a través de la retención  en el sistema financiero del valor por  tributar. El Gobierno admite que el costo será transferido al usuario final,  aunque  -señala- el incremento  no superará los dos  dólares.

El ministro Montenegro, al defender las bondades del proyecto, afirmó que son las clases medias y personas con recursos las que contratan estos servicios, lo que implicaría que no es mayor problema sumar a este grupo un impuesto más. 

Primero, que nuevamente se impone a un grupo poblacional que no es necesariamente de altos recursos, otra obligación tributaria; generalmente es la clase media asalariada la que ya paga más tributos en el país. Además, se comete la ligereza de pensar que solamente las personas con dinero contratan estos servicios, cuando ya son de uso general por la pandemia.

En temas de servicios digitales, e-commerce y otros, Bolivia es uno de los países más rezagados. Habrá que ver si este tipo de medidas no representan un mayor aislamiento.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

32
10

Otras Noticias