Editorial

Propuestas para la reconciliación

domingo, 4 de abril de 2021 · 05:15

No deberían pasar inadvertidas las propuestas para la paz y la reconciliación que en los últimos días fueron lanzadas por los expresidentes Carlos Mesa y Eduardo Rodríguez Veltzé, por separado, y que merecieron el respaldo incondicional de la Iglesia Católica. El país está polarizado y si sus líderes no son capaces de resolver esta confrontación, nadie podrá sacarnos de este círculo de revanchas y venganzas que en vez de hacernos avanzar nos hacen retroceder como sociedad.

  Por un lado, el expresidente Mesa, en representación de Comunidad Ciudadana, lanzó una propuesta de seis puntos “para la paz y reconciliación”, que incluye dejar de lado la confrontación, la judicialización y persecución liberando a los presos políticos; renovar el Ministerio Público y el Órgano Judicial para garantizar la independencia del Órgano Judicial; investigar los hechos de violencia durante la transición; viabilizar los juicios de responsabilidades en la Asamblea y reponer los dos tercios legislativos que fueron suprimidos en los reglamentos de las cámaras. 

Por su parte, el expresidente Rodríguez Veltzé, mediante su cuenta de Twitter propuso: “Elegimos autoridades y legisladores en paz. Es tiempo para lograr acuerdos nacionales para la recuperación de la economía; la renovación de la justicia y con programas efectivos en salud y educación.  Es la prioridad para corresponder a la población en tiempo de crisis”.

Y, como no podía ser de otra manera, la Iglesia Católica expresó su predisposición a promover la paz en el país. “Como Conferencia Episcopal estamos totalmente de acuerdo. Para nosotros, todo lo que sea mirar hacia adelante, hacia el futuro y no estar mirando al pasado con revancha, con rencor, nos parece muy bien. (…) La Conferencia Episcopal siempre ha estado dispuesta a estar presente en todo proceso de diálogo”, afirmó el secretario adjunto de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), padre José Fuentes.

Esos son los mensajes que el país necesita escuchar y leer. Bolivia ha estado, muchas veces, al borde del precipicio, y siempre ha sabido encontrar el cauce democrático y de la pacificación por el bien de sus ciudadanos. Nadie puede olvidar, por ejemplo, los acuerdos del 90, cuando todo el sistema político se puso de acuerdo para dotar al país de un sistema electoral y judicial transparente, o los consensos congresales posteriores a la Asamblea Constituyente, que permitieron al país aprobar una Constitución equilibrada en torno a la reelección y que luego, sin embargo, sería vulnerada por el MAS.

Luego del triunfo del MAS con el 55% en las pasadas elecciones, salvo excepciones, los opositores se habían replegado y habían aceptado su derrota y el país en su conjunto estaba dispuesto a recuperarse no sólo del trauma causado por la crisis política, sino de la debacle económica generada por la pandemia. Pero, vaya paradoja, tuvo que ser el ganador de las elecciones el que volviera a instalar la confrontación y la lógica de la revancha para aplastar a los que un año antes lo sacaron del poder.

La confrontación, la venganza y la persecución son un lastre para el país. Es hora de cesar esta lógica maniquea del amigo/enemigo para avanzar en la construcción de la paz y la recuperación de la economía, sin que eso implique que se abandonen los ideales ni la búsqueda incesante de justicia. 

Las iniciativas planteadas para reconciliar al país son encomiables, pero nada será posible si el MAS no cambia su estrategia y, en vez de apostar por el aniquilamiento de los opositores, los convoca para dialogar y  construir una agenda conjunta.

El gobierno de Luis Arce está todavía a tiempo de recuperar el camino del entendimiento, pero para ello debe romper las cadenas que le unen con el ala radical de su partido y con la izquierda bolivariana de la región porque para ellos no existe encuentro posible. Y, del otro lado, tampoco será posible el diálogo con aquellos que creen que el de Luis Arce es un gobierno surgido del fraude. Bolivia merece que sus líderes le den una oportunidad para vivir y producir en paz.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

29
7

Otras Noticias