Editorial

Bolivia y Chile retoman la agenda

viernes, 14 de mayo de 2021 · 05:15

Los gobiernos de Bolivia y Chile reactivaron el diálogo bilateral para retomar una agenda que contempla 15 puntos, pero no incluye los dos temas que más separan a ambos países: el mar y el Silala.

El reinicio de los contactos entre ambos países es auspicioso, toda vez que, más allá de las históricas divergencias, ambos pueblos necesitan relaciones fluidas entre los Estados para garantizar el comercio, el turismo, la migración y todo aquello que atinge a dos países vecinos que comparten más que asuntos políticos.

La hoja de ruta 2021, como se ha llamado a los resultados de este encuentro, contiene los siguientes temas: comité de fronteras e integración, complementación económica, libre tránsito, límites, integración física, culturas, medio ambiente, turismo, educación, ciencia, tecnología e innovación, cooperación, temas consulares, cooperación policial, contrabando, control de comercio ilegal y drogas, y recursos hídricos transfronterizos.

Bolivia y chile no tienen relaciones diplomáticas desde 1978, aunque a lo largo del tiempo se han intentado diálogos y negociaciones, sin que se llegaran a acuerdos sobre el tema marítimo.

Durante el gobierno de Evo Morales la relación con Chile estuvo marcada por dos momentos: la agenda de los 13 puntos y el juicio de Bolivia contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ).

La agenda de los 13 puntos quedó congelada en 2010 porque Bolivia no vio avances en el tema marítimo. Finalmente, en 2013, en ocasión de conmemorarse el día del mar, Morales anunció la presentación de una demanda contra Chile. 

La citada demanda, que buscaba obligar a Chile a negociar un acceso soberano al mar ante la CIJ, salió en contra de intereses de Bolivia, porque la Corte determinó que Chile no tiene ninguna obligación de negociar con Bolivia.

Bolivia y particularmente el gobierno de Morales, que había puesto todas sus esperanzas en ese juicio, quedaron con las manos vacías y, peor que antes, porque ahora Chile tiene un fallo de donde agarrarse para evitar el  tema.

De hecho, después de  informar sobre la “normalización” de las relaciones con Bolivia la pasada semana, “la delegación chilena reiteró a su contraparte que para Chile la aspiración marítima boliviana es una materia definitivamente resuelta por el Tratado de Paz y Amistad de 1904, plenamente vigente, y por el fallo de la CIJ de 2018”, afirmó el canciller Andrés Allamand.

En contrapartida al polémico juicio marítimo, Chile demandó a Bolivia para que la misma Corte defina el estatus de las aguas del Silala que, según la postura boliviana, son un manantial y, según Chile, son un río de curso internacional. La sentencia de este caso  aún no ha salido.

En ese punto estaban las casi inexistentes relaciones entre Bolivia y Chile, ambas cancillerías informaron sobre la agenda de los 15 puntos, luego de más de 10 años de permanecer de espaldas.

Llama la atención que la cita, que se desarrolló en La Paz el 30 de abril, se haya mantenido en secreto hasta el 7 de mayo. Lo más probable es que el Gobierno no quiera levantar olas luego del fracaso rotundo que Evo Morales y el país en su conjunto sufrieron en La Haya con la demanda marítima.

Cuando todo parecía reencaminarse, esta semana el Gobierno boliviano sufrió otro traspié en la relación con Chile, porque tuvo que cancelar el plan piloto para reactivar el tren Arica-La Paz, a cargo de Ferroviaria Andina. Y lo hizo debido a la fuerte presión que ejercieron los transportistas con un paro y bloqueo de rutas.

Desde Chile no faltan las voces que critican a Bolivia porque reclama en foros internacionales por el libre tránsito, pero no es capaz de mantener un plan piloto de reactivación del ferrocarril entre ambos países.

Más allá de este problema coyuntural, lo rescatable es que nuevamente haya diálogo entre Bolivia y Chile, porque ese es el primer paso para mejorar la vida de la gente que depende de sus actividades comerciales con Chile. El mar y el Silala, si bien son irrenunciables como recalcó el canciller Rogelio Mayta, están por ahora en otra esfera.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

58
58

Otras Noticias