Editorial

Culpar a Añez, esa muletilla desgastada

lunes, 17 de mayo de 2021 · 05:15

El gobierno de Luis Arce está perdiendo la oportunidad de mostrar seriedad y solvencia cada vez que culpa a Jeanine Añez por todo lo malo que ocurre en el país. 

La línea en ese sentido fue marcada por el propio Arce en su discurso de posesión, que duró 29 minutos, de los cuales  destinó 15 para culpar a Añez por la crisis múltiple que aqueja al país. En ese momento, el discurso fue percibido como un afán revanchista en contra “del gobierno de facto” (así lo bautizó en aquella ocasión), pero más de medio año después que su gobierno y él mismo sigan culpando a Jeanine Añez por todo y por nada, resulta risible y poco serio. El asunto se ha convertido en una muletilla a la que machaconamente recurren autoridades de todos los niveles para zafar sus responsabilidades.

En todo caso, no hay nada nuevo bajo el sol, puesto que el expresidente Evo Morales solía culpar por las falencias y debilidades del Estado a la colonización española y a los más de 180 años de vida republicana y, por supuesto, a los gobiernos “neoliberales y vendepatrias” que le antecedieron. 

Aunque, entre Evo Morales y Luis Arce hay una diferencia. La antecesora de Arce apenas estuvo un año en el cargo y tuvo que ser muy “eficiente” para destruir en tan poco tiempo una estructura supuestamente tan sólida levantada en 14 años del MAS en el poder. 

Resulta interesante hacer el ejercicio de escribir “gobierno culpa a Añez” en el buscador de Google para encontrar al instante cerca de medio millón de coincidencias. Con ese número hasta se podría hablar de una obsesión sin temor a equivocarnos.

Por sólo citar algunos casos, entre los más recientes, el gobierno de Arce responsabilizó a la expresidenta por el intento del Instituto Nacional de Estadística de postergar el censo de población y vivienda, por la autorización del plan piloto del tren Arica-La Paz que derivó en un bloqueo de transportistas y hasta por los bajos niveles de erradicación de cocales durante la pandemia, como si entonces hubiera sido posible emprender una tarea de esa naturaleza. 

Dijo el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, que las plantaciones subieron el año pasado y que “estamos mucho peor que el año 2005”. Esta acusación pasaría como cualquier otra si no fuera porque el gobierno del MAS es el defensor de la coca, tal es así que aprobó una norma para legalizar la coca del Chapare. 

Y, ni qué decir de temas grandes, como la crisis económica, la gestión de la pandemia o la situación de la educación, todo resultó ser culpa de Añez. Hay responsabilidades que son atribuibles al anterior gobierno, evidentemente, como la clausura del año escolar o la mala gestión de la pandemia, pero no hay que perder de vista el contexto mundial de crisis sanitaria en el que se desarrolló ese gobierno.

A Luis Arce también le tocó gestionar la pandemia y, de no ser por las vacunas que empezaron finalmente a aplicarse de forma masiva, el panorama no hubiera cambiado en gran medida respecto a la gestión de Añez. De hecho, en el pico de la segunda ola, cuando el país no tenía ni contratos para acceder a los inoculantes, Arce también apuntó a Añez por no haberle dejado las gestiones hechas y no faltó quien dijo que debió haber comprado vacunas antes de que éstas existieran.

Y, lo irónico de todo esto es que la supuesta culpable está en la cárcel, pero no por eso dejan de aparecer nuevos cargos, nuevos juicios, nuevas acusaciones. Los ministerios y otras entidades del Estado en sus rendiciones públicas de cuentas  dedicaron la mayor parte de su tiempo a acusar al gobierno anterior y se sabe también que los funcionarios recibieron la instrucción de rebuscar hasta encontrar casos de corrupción para seguir acusando al equipo de Añez.

La muletilla ya está desgastada. A estas alturas, lo que corresponde es que el gobierno de Arce se enfoque en su propia gestión en vez de estar mirando el retrovisor, porque cada vez que lo hace pierde credibilidad y solvencia. Es su gestión la que le importa al país, no la de Añez.
 

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

102
57

Otras Noticias