El fin de una pesadilla

viernes, 28 de mayo de 2021 · 05:15

Los que hemos acompañado el caso del Dr. Jhiery Fernández, que más apropiadamente deberíamos llamar calvario, hemos respirado aliviados cuando se supo que finalmente el proceso había concluido y que la Fiscalía no solo retiraba los cargos que injustamente pesaban contra el médico, sino que iniciaba un proceso de investigación para establecer responsabilidades en lo que a todas luces fue uno de los casos emblemáticos que muestran el proceder lamentable de nuestra justicia.

Nada le podría devolver al Dr. Fernández los siete años perdidos luchando por su inocencia contra una justicia incompetente, corrupta y arbitraria, pero al menos estaba libre de reiniciar su vida. Sin embargo, para sorpresa e indignación, la Gobernación de La Paz decidió continuar con la acusación particular contra Fernández. Inaudito. La Dirección Jurídica del gobierno departamental decidió mantener una acusación particular por el delito de violación de niña, niño o adolescente en el grado de autoría contra Fernández, y del mismo delito en el grado de complicidad contra la médica Sandra Madeni y la enfermera Lola Onofre. En el memorial presentado ante el Tribunal de Sentencia Cuarto, la Gobernación argumentó que al haber retirado el Ministerio Público su acusación y descalificado sus propias pruebas “prácticamente hemos sido despojados de las pruebas (…) a efectos de proseguir con el proceso”. Solamente cabe preguntarse qué especie de maldad pudo hacer que la Gobernación decida mantener semejante acusación. ¿De quién fue la decisión?, ¿en esto quiere invertir recursos la gestión del recién electo Santos Quispe?

Afortunadamente, y ante la indignación ciudadana, en menos de 24 horas, la Gobernación de La Paz cambió de parecer y decidió retirar su acusación particular contra el galeno y las dos coimputadas. La decisión fue confirmada por Nancy Llojlla, secretaria departamental de asuntos jurídicos de la Gobernación, quien, con todo, sostuvo que la Gobernación “no se quedará de brazos cruzados” y que buscará justicia para el bebé Alexander.

Es decir que los procesos contra Jhiery Fernández y los otros imputados injustamente, a pesar de todas las evidencias constatadas en estos años, podría no acabar. No sólo eso, el tristemente célebre fiscal Blanco, quien es investigado por ocultar pruebas en el caso de Jhiery Fernández, ha sido nuevamente designado como juez por el Consejo de la Magistratura.

Ese es el triste retrato de la justicia boliviana. Este caso, largo y tortuoso, que ha dejado huellas imperecederas en los involucrados y también en la sociedad, nos muestra la desprotección del ciudadano y la impunidad de quienes tienen secuestrada la administración de justicia con la venia de todos los gobiernos de turno.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

21
3

Otras Noticias