Editorial

Gastos y pérdidas entre los ricos

sábado, 19 de junio de 2021 · 05:15

Estos días se divulgó la noticia de que una persona, de identidad todavía no revelada, había ganado una subasta por uno de los dos asientos ofrecidos en el viaje de 11 minutos en el espacio que hará la nave del millonario Jeff Bezos, el fundador de Amazon, ofreciendo 28 millones de dólares por el viajecito, más comisiones. Es decir, hechas las cuentas, el viaje costará más de 45.000  dólares por segundo de vuelo, de los cuales solo tres minutos transcurrirán en la mágica sensación no gravitacional. 

Para dar una idea del interés que despertó este primer vuelo del New Shepard, nombre de la nave de Bezos, en la subasta participaron 7.600 personas de 159 países; la mayoría de los cuales con toda seguridad ni tenían idea de a cuánto iba a llegar el precio ni estaban en condiciones de competir. 

En este primer vuelo, irán el propio Bezos, su hermano, el referido ganador de la subasta y una cuarta persona. Para llegar a la altura en la que los pasajeros se vean libres de los efectos de la gravedad terrestre, la nave llegará a 112 mil metros de altura, unas diez veces la altura a la que llega un jet comercial. La nave retornará a la Tierra usando tres paracaídas.

Sobra decir que el hecho de que una persona esté dispuesta a pagar esa cantidad exorbitante  para un placer que para la mayoría de los mortales no supera al de muchos disponibles por muy poco dinero o ninguno, es muestra de las distorsiones sicológicas producidas entre quienes literalmente no saben qué hacer con su dinero. 

Y es que en el mundo de los comunes mortales no se entienden algunos gastos y gestos que mueven, como si nada, millonarias sumas.

Por ejemplo, un gesto de displicencia del astro de fútbol portugués, Cristiano Ronaldo, al apartar de la mesa donde iba a dar una conferencia de prensa dos botellas de gaseosa estratégicamente ubicadas, generó una astronómica caída en el precio de las acciones de Coca-Cola, que pasaron de  56,10 dólares a  55,22 dólares inmediatamente después de que los medios registraran el comentario del delantero de la Juventus de Italia. Fue una caída del 1,6%, lo que implicó que el valor en el mercado del gigante de las bebidas se desplomara de  242 mil millones de dólares a  238 mil millones de dólares. “Agua”, clamó el deportista. Y eso fue suficiente.

En este mundo donde lo que más falta es dinero y lo que más sobran son necesidades, anécdotas como estas resultan incomprensibles, casi ofensivos. Aunque más ofensivo todavía es que se robe dinero de los pobres en actos de corrupción. 

Evidentemente, esto de lo que hablamos es dinero de un bolsillo rico a otro igual de rico y, como se ve, las consecuencias sin inapreciables; pero, en un momento en que miles, millones de seres humanos se retuercen en la miseria y la desprotección, en plena pandemia global, no se puede dejar de pensar en esas inequidades que hacen que la esperanza tambalee.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

14
12

Otras Noticias