Editorial

Sobre el video de Evo Morales

jueves, 24 de junio de 2021 · 05:15

Son numerosas las pruebas de que en Bolivia no hubo un golpe de Estado durante la crisis de noviembre de 2019, pero ahora se suma una nueva, tal vez la más importante, porque sale de boca del principal acusador, Evo Morales, quien reconoció que avaló la presidencia de Jeanine Añez para que garantice las elecciones generales, en las que el MAS volvió a ganar, aunque esta vez con Luis Arce de candidato.

En un video que, según el mismo Evo Morales, data de mayo de 2021, durante un análisis referido al gobierno de transición y a las elecciones de 2020, rememorando lo sucedido un año atrás, Morales dice:   “Hay que cuidar a (Jeanine) Añez con tal de que garantice las elecciones (generales). Que salga Añez, que garantice las elecciones, eso hay que pedir. (Nos decían) ‘sacaremos a Murillo que tanto está molestando’. ¡Cómo pues vas a sacar a Murillo si es el mejor jefe de campaña!”.

En el mismo registro, que fue difundido por el excandidato presidencial del MNR, Virginio Lema, Morales dice que descartó un eventual gobierno de Eva Copa porque los alteños terminarían peleándose por los ministerios; indica que también desechó un posible gobierno militar porque las FFAA no devolverían el poder. Entonces, según su análisis, el gobierno más conveniente para los intereses del MAS resultó ser el de Jeanine Añez que, por añadidura, tenía a Arturo Murillo como ministro de Gobierno, cuyo comportamiento autoritario jugaba en contra de la oposición.

Siendo así, entonces Evo Morales no puede acusar a Jeanine Añez de haber conducido un gobierno de facto, puesto que el MAS decidió no derrocarla del poder para garantizar las elecciones de 2020.

De hecho, eso mismo ocurrió. Añez llevó al país a unas elecciones generales en las que volvió a ganar el MAS. Precisamente por eso es correcto decir que la legitimidad del gobierno de Luis Arce radica en la legitimidad de la gestión de Jeanine Añez.

Hace pocos días, cuando Añez dijo que Mesa había descartado la sucesión en favor de Adriana Salvatierra, Evo Morales calificó a la expresidenta como “la mejor investigadora, la mejor fiscal, el mejor informante sobre el golpe de Estado”. Algo parecido se podría decir de él ahora, ya que en el caso del “no golpe”, no hay mejor testigo de descargo que el propio Evo Morales, porque fue el que insistió con su postulación a un cuarto mandato, fue el primero en renunciar y provocar el vacío de poder, fue el primero en marchar al exilio y ahora es el primero en revelar la estrategia del MAS.

 Es hora de que el MAS se rinda en su estrategia de construir una absurda retórica del golpe de Estado, que libere a Añez y que se concentre en la atención de la pandemia, que es lo que realmente agobia e importa a la mayoría de los bolivianos.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

105
8

Otras Noticias