Editorial

La Constituyente liderada por Elisa Loncón

sábado, 10 de julio de 2021 · 05:15

Chile se enfrenta a un momento histórico.  El proceso para redactar una nueva Constitución, que entierre la que dejó la dictadura militar, se  ha iniciado con retrasos y aprestos de confrontación, pero, lo más llamativo, con la élite chilena reducida a su mínima expresión por primera vez en un espacio en el que la diversidad, los trajes de pueblos originarios y los constituyentes independientes fueron los protagonistas.

La Convención Constituyente de Chile, que se instaló el pasado domingo 4 de julio, representa, sin embargo, mucho más que la oportunidad para la sociedad chilena de redactar un nuevo texto constitucional más acorde a su realidad y a sus expectativas; más incluyente y representativo. Representa también la ocasión, quizás la primera, en que la clase política tradicional ha sido desplazada por nuevos actores, aquellos que encarnan la eclosión social que ha vivido el país y que habían sido tradicionalmente marginados por los partidos, inclusive por la izquierda chilena.

La elección de Elisa Loncón para presidir la asamblea marca precisamente este hito. Nacida en la comunidad mapuche de Lefweluan, en Traiguén, en la región chilena de La Araucanía, Elisa Loncón hizo carrera desde un origen de humildad y pobreza hasta convertirse en una acreditada académica y lingüista, ahora, a sus 58 años, es la presidenta de la convención que redactará la nueva Constitución de Chile.

Loncón ocupa uno de los 17 escaños reservados a indígenas en la convención constituyente que ahora preside. Ella ha manifestado su intención de impulsar un Estado Plurinacional en Chile, ya que en la actualidad es una república, y reivindicar las diferentes demandas de los diversos pueblos originarios que no son reconocidos en la actual Constitución chilena.

En los primeros días de la recién instalada Constituyente, ya se ha visto la tensión que seguramente primará en el proceso. La liberación de los presos de las protestas que encendieron el país desde 2019 y que han sido la génesis de este momento es uno de los principales pedidos de los nuevos constituyentes, mientras que el gobierno de Sebastián Piñera, que no se muestra muy comprometido con esta transformación, no ha contemplado tal liberación.

Son altas las expectativas puestas en este tiempo histórico. El desafío de colmar esas esperanzas de cambio se incrementa con la demanda de tocar temas como los derechos sexuales y reproductivos, el medioambiente y otros; aspectos que podrían verse opacados por la capacidad real que tenga la convención para plasmar las demandas ciudadanas y de desarticular el modelo neoliberal que ha primado en el manejo de uno de los países más industrializados y desiguales de América Latina.

En todo caso, la presencia de Elisa es una señal revitalizadora de ese Chile nuevo que los ciudadanos del vecino país sueñan ahora reconstruir.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

6
316

Otras Noticias