Editorial

Caso desdoblado para mantener presa a Añez

jueves, 5 de agosto de 2021 · 05:15

Un mismo juicio fue desdoblado en dos para que la expresidenta Jeanine Añez permanezca en la cárcel más allá de los seis meses dispuestos el 14 de marzo de este año, cuando fue aprehendida por el denominado caso golpe, por el que debía quedar libre a mediados de septiembre. 

Con esta nueva decisión, Añez debe permanecer presa hasta el 3 de febrero de 2022, aunque conociendo la colusión que existe entre la justicia, la Fiscalía y el Gobierno, nada raro que, faltando unas semanas para esa fecha, le dicten otra detención para que la expresidenta se mantenga en prisión, y así hasta el infinito.

Con toda certeza, la decisión de desdoblar el caso es otra vulneración de los derechos de la expresidenta porque, según alega su defensa y, tiene razón, una persona no puede ser juzgada dos veces por el mismo caso.

En primera instancia, Añez fue acusada de sedición, terrorismo y conspiración en el denominado caso “golpe de Estado”;  es decir, porque supuestamente hubo una conspiración para que Añez asuma la Presidencia luego de que la cadena de mando quedara vacía por decisión del propio MAS. Y, luego, la Fiscalía admitió otra demanda planteada por el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, por incumplimiento de deberes, resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes, esta vez por haber asumido el cargo de presidenta en una sesión legislativa el 12 de noviembre de 2019. Por el primer caso le dieron seis meses de prisión y  por el segundo otros seis meses, pero en el fondo son el mismo caso.

Esta maniobra muestra la estrategia del MAS para mantener en la cárcel a su principal presa política por el denominado caso golpe de Estado que, según los argumentos oficiales, fue cometido antes de que Añez ejerciera como presidenta. Los demás casos, porque Añez tiene varias acusaciones en puertas, deberían tramitarse en juicios de responsabilidades vía Asamblea Legislativa porque los supuestos delitos fueron cometidos cuando ella ya era mandataria. Por tanto, en esas nuevas causas no podrían dictarle detención preventiva, al menos no de inmediato, por eso recurren al desdoblamiento del caso golpe.

Al respecto, dos consideraciones más. El golpe de Estado no existió y, por tanto, el proceso penal por la vía ordinaria es una violación de los derechos de la mandataria y, si hubiera existido como sostiene el MAS, Añez tendría que ser juzgada en un juicio de responsabilidades, derecho al que no se le negó ni a Luis García Meza.

La sucesión de vulneraciones de derechos en la que están incurriendo el MAS, la Fiscalía y la justicia en el caso de la expresidenta Añez lesiona a la democracia, genera más confrontación y aleja la posibilidad de una reconciliación entre bolivianos. El único que gana con esta estrategia es el expresidente Evo Morales, que pretende vengarse y quedar libre de toda culpa por los hechos de 2019.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

100
47

Otras Noticias