Editorial

Un dedo en la hamburguesa

viernes, 17 de septiembre de 2021 · 05:15

Como alguien dijo, si eres dueño de un restaurante, es muy probable que tengas que lidiar con un pelo en la sopa, pero de ahí a que alguien encuentre un dedo humano en la hamburguesa, eso ya implica una crisis de grandes proporciones.

Cuando se generó la noticia en Santa Cruz, parecía una fake más, de las muchas que circulan por las redes sociales, pero pronto todo quedó confirmado. Una clienta de Hot Burger se llevó el susto y el disgusto de su vida cuando tuvo que extraer de su boca un dedo humano mientras saboreaba una hamburguesa.

El hecho tiene varias implicaciones. La primera y más importante es que un trabajador perdió dos dedos en un grave accidente mientras cortaba carne. Uno de esos dedos fue a parar a la hamburguesa de una cliente y el otro simplemente desapareció.

Si bien el desafortunado empleado recibió la atención médica correspondiente, es cuestionable que el proceso de producción no haya sido detenido para garantizar la inocuidad alimentaria, descartando aquellos ingredientes que ya estaban contaminados con los restos de un ser humano.

Según las autoridades del Gobierno central, el accidente conocido es el tercero de ese tipo en la misma hamburguesería, lo que habla de un problema serio de falta de seguridad industrial. Seguramente en el mercado debe haber implementos que garanticen que los dedos y manos de los trabajadores estén a salvo, sería bueno que Hot Burger y otras empresas que presentan este riesgo doten de este material a sus trabajadores.

La segunda implicancia de este caso tiene que ver con la clienta, que pese a haber sido otra víctima en esta historia, no recibió un trato empático hasta que la crisis se volvió nacional. En primera instancia, la prohibieron filmar lo que estaba viendo, luego sacaron un comunicado sin si quiera mencionarla y tuvo que sufrir el acoso de usuarios de redes sociales que la culparon por poner en entredicho la fama de una empresa. Finalmente, el propietario de la hamburguesería corrigió su postura y le pidió disculpas.

La otra arista del caso es la reacción de las autoridades locales que, en vez de cumplir con su rol de garantes de la seguridad y la salud de sus ciudadanos, salieron en defensa de la empresa como ocurrió con el gobernador Luis Fernando Camacho o se lo tomaron a broma como el alcalde Johnny Fernández.

Es cierto que levantar un emprendimiento toma años y es destacable que pese a la crisis de empresas como Hot Burger sigan generando empleo para los bolivianos. Eso nadie lo discute, pero también es cierto que se deben garantizar condiciones de seguridad industrial para los trabajadores, responder adecuadamente a los clientes cuando éstos son afectados por el servicio y crear protocolos ante situaciones de crisis. Es de esperar que Hot Burger supere esta crisis de la mejor manera y que pueda seguir adelante con su emprendimiento.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias