Editorial

La billetera de Evo Morales

martes, 21 de septiembre de 2021 · 05:15

Aunque el expresidente Evo Morales diga que está “fregado económicamente”, aunque pida ayudas económicas para sobrevivir en el exilio, aunque pase sus facturas, incluso las de sus vuelos chárter, que dice que pagan los dirigentes de los movimientos sociales, hay que saber que está diciendo medias verdades o simples mentiras.

En general, cuando el expresidente habla de su patrimonio está lleno de dobleces, tiende a mostrarse como un hombre carente de recursos económicos, pese a que las evidencias muestran lo contrario. Por ejemplo, cuando los medios repararon en el crecimiento de su patrimonio según sus declaraciones juradas ante la Contraloría, respondió que eso se debía a los ponchos que le regalaban en las comunidades. No hay que ser un especialista financiero para concluir que esa afirmación es falsa.

La más reciente polémica sobre sus ingresos tiene que ver con la confirmación de que está recibiendo su renta vitalicia de expresidente desde enero de este año. El monto asciende a 21.600 bolivianos al mes, equivalente a 10 salarios mínimos o, si se quiere, a 3.000 dólares.

Por eso mismo llama la atención que a mediados de febrero, en una entrevista con la agencia EFE, se haya quejado por su situación económica. “Casi 14 años de presidente, tengo ahí mis ahorritos, estoy fregado económicamente y voy a trabajar, soy trabajador (piscicultor). Yo no hice plata en casi 14 años de presidente, ahora tengo que trabajar”, dijo mientras hablaba de su emprendimiento de crianza de peces en el Chapare.

Al margen de su sueldo vitalicio, según información de la Contraloría General del Estado, entre rentas y bienes suma más de 1,5 millones de bolivianos. Además, se conoce que posee propiedades inmobiliarias y en los 14 años que estuvo en el poder el Estado costeó sus gastos de transporte, alimentación y vivienda. No se trata de observar sus saldos bancarios, lo que se critica es su pose de ciudadano pobre y su doble discurso sobre la renta vitalicia para los expresidentes.

En 2007, cuando estaba en el poder, Morales prometió que la eliminaría, pero el 13 de mayo de 2013 hizo todo lo contrario, su partido aprobó la Ley 376 mediante la cual se otorga un “reconocimiento pecuniario a ciudadanas y ciudadanos que ejercieron la presidencia y vicepresidencia constitucional del Estado”. La norma dice que “los expresidentes percibirán una renta de 10 salarios mínimos nacionales por mes, un beneficio que será de por vida”.

En 2020, cuando se encontraba en el exilio, prometió que donaría el 100% de su renta “para ollas comunes en los barrios populares de familias humildes, en cuanto el gobierno de facto viabilice el pago”.

Pero el pago de su renta desde enero fue un secreto bien guardado hasta que una senadora de la oposición hizo una petición de informe al ministro de Economía, Marcelo Montenegro, quien finalmente confirmó que Morales recibe el beneficio desde enero. Nadie supo si financió alguna olla común.

Pero, ¿está mal que Morales o cualquier otro exmandatario reciban una renta por sus servicios pasados? No lo sabemos, tal vez debería abrirse un debate al respecto. Hay que hacer notar que la renta para los expresidentes no es una novedad y Morales no es el único que la cobra. Todos los exmandatarios, excepto Jeanine Añez, tienen ese beneficio.

¿Y por qué la expresidenta no recibe ese pago si está establecido en la ley? Sencillamente porque el gobierno de Luis Arce considera que ella no fue presidenta constitucional. De hecho, las solicitudes que la exmandataria hizo al Ministerio de la Presidencia han sido rechazadas con el argumento de que no pudo acreditar su nombramiento, posesión o sucesión en el cargo.

Esta es otra de las arbitrariedades del gobierno del MAS, que no solo tiene presa a Añez pagando por un delito que no existió, sino que le niega un derecho establecido en la ley.

Si la norma dice que los expresidentes deben recibir una renta vitalicia equivalente a 10 salarios mínimos, todos deberían acceder a la misma o, si se va a eliminar el beneficio, debería suprimirse para todos.

Lo que se critica de Morales no es que reciba la renta como tal, sino su doble discurso, su doble moral y hasta sus mentiras respecto a su situación económica y a la renta en particular.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias