Editorial

Arce, contradictorio en la ONU

sábado, 25 de septiembre de 2021 · 05:15

En su primer discurso ante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), el presidente Luis Arce dio a conocer cuatro mensajes: lanzó una dura crítica al capitalismo; hizo un pedido para que los organismos de financiamiento concedan alivio o refinanciamiento de la deuda externa; expuso una lista de instituciones y personas que, según él, perpetraron un “golpe de Estado” en Bolivia en el año 2019; y reivindicó el derecho de Bolivia de acceder al mar.

Esos mensajes no dejan de ser contradictorios entre sí porque, por un lado, Arce arremete contra los países capitalistas y hegemónicos culpándolos de todos los males del planeta y, al mismo tiempo, pide a los organismos de financiamiento, que están sustentados por esos países fustigados, que alivien o refinancien la deuda boliviana y que ofrezcan créditos concesionales.

También es curioso este último pedido porque fue el propio Luis Arce, cuando era ministro de Economía, quien celebró que Bolivia haya dejado de ser un país de ingresos bajos, para pasar a ser un país de ingresos medios, lo que restringió el acceso a créditos concesionales.

Está bien recurrir a organismos internacionales, no solo para pedir que se refinancie o se alivie la deuda boliviana, incluso, está bien recurrir al financiamiento externo ante la severa crisis que golpea al país y mucho mejor si los créditos conseguidos son concesionales, lo único criticable es el doble discurso del gobierno, que un día ubica a esos organismos en la lista de los malos y el mismo día les pide asistencia.

También es contradictorio llevar ante un foro como la ONU una acusación de golpe de Estado en contra de varios miembros de ese cuerpo colegiado, entre ellos, los países agrupados en la Unión Europea (UE) y los de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En la lista de “golpistas” que Arce leyó en el foro de la ONU están los “malos efectivos de la Policía y las FFAA”; comités cívicos; la jerarquía católica; “medios de comunicación hegemónicos”; el secretario general de la OEA, Luis Almagro; gobiernos como el de Mauricio Macri de Argentina; el representante de la Unión Europea en Bolivia, León de la Torre; y otras organizaciones no gubernamentales.

Sólo le faltó mencionar al enviado del secretario general de la ONU, Jean Arnault, quien también hizo gestiones para resolver la crisis política del año 2019, porque, seamos claros, varios de los citados en la lista de Arce lo único que hicieron fue evitar que el país se fuera al abismo ante el vacío de poder que irresponsablemente dejó el MAS tras la renuncia de la cadena sucesoria.

Lejos de aprovechar un foro tan importante para mostrarse como un estadista dispuesto a buscar la reconciliación de su país, Luis Arce lució como un político revanchista, dispuesto a acusar no sólo a sus rivales nacionales, sino también a los organismos internacionales que ayudaron a Bolivia a salir de la crisis.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias