Editorial

La retórica del golpe no está calando

martes, 28 de septiembre de 2021 · 05:15

El  gobierno de Luis Arce está invirtiendo recursos humanos, dinero, tiempo y, sobre todo, está confrontando al país con el único objetivo de imponer la retórica del golpe de Estado, pero, según la más reciente encuesta de Cultura Interactiva para Página Siete, la mayoría cree que en 2019 hubo fraude electoral en favor de Evo Morales y no así un golpe perpetrado por Jeanine Añez.

Ante la pregunta, ¿usted cree que Evo Morales cometió fraude en la elección presidencial de 2019?, el 61,8% dijo que sí, el 25,7% expresó que no y el 12,5% afirmó que “no sabe”.

En la misma línea, el 65,2% respondió que la salida de Evo Morales  del poder en 2019 se debió a su renuncia, mientras que el 33,7% aseguró que obedeció a un golpe de Estado.

El estudio,  que se realizó entre el 10 y el 16 de septiembre, aplicó 800 entrevistas, con un cuestionario semiestructurado, a través de un sistema de consultas en línea.

Cuando a los encuestados se les consultó si consideraban que Añez participó en  un golpe de Estado en contra de Morales, el 58,9% dijo que no, el 32,7% respondió que sí y el 8,4% indicó que “no sabe”.

Como se puede apreciar, el porcentaje de quienes creen en el discurso oficialista del golpe apenas cruza la barrera del 30%;  es decir, se centra en el considerado núcleo duro del MAS.

Estos resultados deberían permitir al Gobierno hacer una evaluación sobre si le conviene políticamente continuar adelante con su estrategia de persecución política en contra de los opositores o si es mejor buscar la reconciliación entre los bolivianos para capear la crisis que aqueja al país desde diversos ámbitos. Y que no se diga que se trata de buscar justicia, porque los procesos que se han armado contra Añez no tienen nada que ver con los hechos de Sacaba y Senkata, sino únicamente con el supuesto golpe.

El presidente Luis Arce debería estar preocupado porque, cuando está próximo a cumplir el primer año de su gestión, ya muestra un desgaste en su imagen. Esta percepción tal vez se deba a su estilo confrontacional y a la ausencia de verdaderas medidas para encarar la crisis.

Según la misma encuesta, en comparación con el mes pasado, la confianza buena o muy buena en el Presidente descendió de 33,8% a 29,5%. En la misma línea, el porcentaje de quienes califican la gestión de Arce como buena o muy buena descendió del 32,7% al 26,4%.

Arce está rifando su propio prestigio nacional e internacional al tratar de sostener una retórica que no tiene asidero y eso, poco a poco, le irá pasando factura. Éste debería ser un punto de viraje en su estrategia porque,  después, cuando se desencadene una crisis política profunda, puede ser demasiado tarde.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias